Reseña de la película El juego de sus vidas (2005)

En estas películas, supo levantar el suspenso y dramatizar a los personajes secundarios. Aquí, parece mås un grupo de modelos de Calvin Klein que se han unido para hacerse pasar por futbolistas de Saint-Louis. ¿No debería haber al menos un jugador desafortunado con una belleza poco probable? ¿Y al menos una pareja que parece tener 20 años en lugar de 35? ¿Y un portero que no se parece exactamente a Gerard Butler, que interpretó «El fantasma de la ópera»? Por supuesto, Frank Borghi, el portero, es interpretado por Butler, pero eso no es excusa; en «Dear Frankie», Butler interpretó a un personaje perfectamente creíble que no parecía posar para las fotos publicitarias.

La Ășnica trama secundaria personal involucra a un jugador que piensa que no puede ir a Brasil porque es un conflicto con el dĂ­a de su boda. Au lieu de traiter cela pour un conflit personnel, Anspaugh rĂ©sout le tout dans une scĂšne superficielle: l’entraĂźneur parle au futur beau-pĂšre, le beau-pĂšre parle Ă  sa fille, elle accepte d’avancer le mariage, et ainsi de suite no hay problema.

Este equipo es tan aburrido que cuando salen a emborracharse, no se emborrachan. Es 1950, pero solo hay un cigarrillo y tres puros en toda la pelĂ­cula. La banda sonora podrĂ­a haber usado grandes Ă©xitos de la Ă©poca, pero la partitura de William Ross es tan inspiradora que pertenece a un comercial.

Al comienzo de la pelĂ­cula, vemos un club de fĂștbol de St. Louis de un vecindario predominantemente italoamericano y escuchamos una narraciĂłn que suena inquietantemente como un audiolibro. Se corre la voz de que los futbolistas de Nueva York viajarĂĄn a Missouri, se elegirĂĄ un equipo estadounidense y viajarĂĄn a Brasil. Los jugadores obtienen esta informaciĂłn de su entrenador, Bill Jeffrey (John Rhys-Davis), quien es tan mal entrenador que en ningĂșn momento durante toda la pelĂ­cula les da un solo consejo de fĂștbol. Rhys-Davis y el gerente general Walter Giesler (Craig Hawksley) son perfectamente convincentes en sus roles, pero el guiĂłn no les da ningĂșn diĂĄlogo que sugiera que sus personajes saben mucho sobre fĂștbol.

Deja un comentario