Rese√Īa de la pel√≠cula Gorillas in the Mist (1988)

Fossey es interpretada por Sigourney Weaver, quien la vuelve apasionada y privada y tiene una ternura y tacto exquisitos en sus delicadas escenas con animales salvajes. Es imposible imaginar una opci√≥n m√°s adecuada para el papel. Pero ella se aleja de nosotros cuando la pel√≠cula llega a su fin. Una mujer que hemos llegado a conocer se convierte en una extra√Īa, y aunque eso es lo que le sucedi√≥ a Fossey, a pesar de que ella se puso un capullo de obsesi√≥n a su alrededor, merecemos ver que esto suceda y hacerlo, enti√©ndelo. El gui√≥n simplemente lo presenta como un trato hecho.

También hay una sensación de romance en las escenas centrales de la película, cuando un fotógrafo de National Geographic (Bryan Brown) llega a la jungla y los dos se enamoran.

√Čl llega, se vuelven amantes, luego le dice que tiene una misi√≥n al otro lado del mundo y que quiere que ella venga. No puede, dijo, quedarse en la jungla para siempre; tiene un trabajo que hacer. Ella le dice que no se ir√° y que, si lo hace, nunca tendr√° que volver ni escribir. ¬ŅNo fue este argumento inevitable desde su primer encuentro? ¬ŅEl fot√≥grafo esperaba que esta mujer se fuera? ¬ŅEsperaba que se quedara? En realidad, nunca se hablan, as√≠ que no estamos seguros.

Las mejores escenas de la película implican su gradual aceptación por parte de los gorilas. Aquí, es difícil decir quién debería recibir más crédito: aquellos que fotografiaron animales reales en la jungla o aquellos que usaron efectos especiales para crear animales, y partes de animales, en particular.

Me imagino que algunos primeros planos de la mano de un gorila, estrechando la mano de Weaver, fueron hechos con los dise√Īos de efectos especiales de Rick Baker. Me imagino que algunos de los gorilas de la jungla son reales y algunos son hombres disfrazados de gorila. Pero el trabajo va tan bien que nunca pude estar seguro. Todo me pareci√≥ tan real, y la delicadeza con la que el director Michael Apted desarroll√≥ la relaci√≥n entre la mujer y la bestia fue profundamente absorbente. Hubo momentos en los que sent√≠ una pizca de pavor. Estos momentos, que son genuinos, hacen que valga la pena ver la pel√≠cula.

Deja un comentario