Rese√Īa de la pel√≠cula Jane de Charlotte (2022)

Al hacer una pel√≠cula sobre su madre, Gainsbourg, por supuesto, lidera con un sentimiento inmenso. Habla en su voz en off sobre c√≥mo el proyecto la ha vuelto m√°s sentimental, y eso se hace evidente en la forma en que ama las fotograf√≠as, las entrevistas, las pel√≠culas y se sienta frente a su madre. Pero el documental no tiene suficiente plan m√°s grande: Gainsbourg le dice a Birkin que quiere filmar tantas secuencias cortas como sea posible antes de septiembre, que es lo que recibimos como voyeurs bienvenidos a sus vidas. Pasan un tiempo en la casa de Birkin en el pa√≠s franc√©s, viajan a la ciudad de Nueva York para sus presentaciones a d√ļo musical; deambulan por un museo que Charlotte ha comisariado sobre Serge Gainsbourg. En el medio, hay preguntas sobre las relaciones de Birkin y sus pensamientos sobre la p√©rdida de su hija Kate, que tuvo con John Barry. Es el acceso de una hija a su madre y su tiempo juntos, pero es ir√≥nico que algo hecho con tanta emoci√≥n pueda sentirse tan fr√≠o.

Dependiendo de la propia relaci√≥n con Birkin y Gainsbourg como estrellas y sus vidas p√ļblicas y privadas y otras, eso podr√≠a ser suficiente. Pero Gainsbourg no abre el contexto m√°s amplio, y uno tiene que agarrarse a las cavilaciones y reflexiones sobre la maternidad, mientras que, sin embargo, se van flotando escena por escena. Es un concepto poderoso para que un ni√Īo entienda a sus padres cara a cara, pero Gainsbourg no se basa en eso. Las ambiciones del documental siguen siendo humildes, moderadas.

De vez en cuando, se incorpora una escena m√°s intencional a la edici√≥n, como cuando Birkin y Gainsbourg yac√≠an en una cama blanca, vestidos de blanco, hablando sobre la historia de Birkin con pastillas para dormir a lo largo de los acontecimientos y las relaciones de su vida. La escena es visualmente impactante como un tipo de instalaci√≥n, pero se apoya en el esp√≠ritu de ¬ęJane by Charlotte¬Ľ de ser demasiado larga y no tan conmovedora. En el medio, vemos a Gainsbourg fotografiar a Birkin desde varios √°ngulos, a veces enfoc√°ndose en sus manos. Apreciamos el arte, pero el poder deseado, menos. En ‚ÄúJane by Charlotte‚ÄĚ, no es suficiente sentir que vemos lo que ve Gainsbourg.

Ahora jugando en los cines.
.

Etiquetas:

Deja un comentario