Rese√Īa de la pel√≠cula KIMI y resumen de la pel√≠cula (2022)

Lo que comienza como un ejercicio hiperconcentrado en POV confinado, donde sentimos la tensi√≥n creciente de Angela mientras estamos atrapados en ese desv√°n con ella, cambia en la √ļltima media hora para convertirse en un thriller m√°s tradicional. Sin spoilear, la investigaci√≥n de Angela la lleva al coraz√≥n de la oscuridad corporativa antes de que ¬ęKIMI¬Ľ regrese y les recuerde a todos que Koepp escribi√≥ ¬ęPanic Room¬Ľ.

No deber√≠a sorprender a nadie que haya seguido la carrera de Soderbergh revelar que KIMI est√° tan finamente elaborado como este tipo de pel√≠cula puede estarlo. Soderbergh desliza su c√°mara por el desv√°n de una manera que nunca llama la atenci√≥n sobre su estilo, pero siempre se siente art√≠sticamente arraigado. Su encuadre siempre es efectivo, al igual que la edici√≥n n√≠tida que hace bajo el seud√≥nimo de Mary Ann Bernard. ‚ÄúKIMI‚ÄĚ es una pel√≠cula tan apretada, que llega en menos de 90 minutos y sin una onza de grasa narrativa en sus huesos. Y aunque el propio Soderbergh es el principal art√≠fice aqu√≠, el cr√©dito tambi√©n debe ir a una partitura propulsora del gran Cliff Martinez (¬ęDrive¬Ľ).

En cuanto al tema, Soderbergh y Koepp tienen cuidado de integrar sus ideas en la narración en lugar de detenerse para transmitirlas. Solo cuando uno termina con la conspiración de los nudillos blancos, se da cuenta de que acaba de ver una historia con algunas cosas interesantes que decir sobre la privacidad y lo peligroso que incluso un espacio no físico como la tecnología puede ser para una mujer, incluso uno que nunca sale de su apartamento. Ya no tienes que irte. Hay alguien mirando desde el otro lado de la calle o escuchando desde un dispositivo en su escritorio.

Ayuda mucho tener un artista totalmente comprometido como Kravitz, quien podr√≠a decirse que hace el mejor trabajo de su carrera aqu√≠. Transmite el trauma y las m√ļltiples fobias de √Āngela sin apoyarse en ellos como si fueran muletas. Ella entiende h√°bilmente que las personas agoraf√≥bicas no solo lloran en un rinc√≥n de su casa, sino que encuentran fuerza en las rutinas de Angela en la primera mitad de la pel√≠cula, lo que hace que su compromiso sea m√°s poderoso en la segunda mitad. Sobre todo, le da un coraz√≥n palpitante a una pel√≠cula que podr√≠a haber sido muy fr√≠a y distante.

Hemos visto pel√≠culas sobre vigilancia y voyerismo durante generaciones, pero esos mismos conceptos han cambiado en el nuevo milenio, ya que la tecnolog√≠a nos ha permitido acceder a otras personas de una manera que Alfred Hitchcock nunca podr√≠a haber imaginado. Estoy bastante seguro de que har√≠a algo muy parecido a ¬ęKIMI¬Ľ si lo hubiera hecho.

Ahora jugando en HBO Max.

Deja un comentario