Rese√Īa de la pel√≠cula National Lampoon’s Loaded Weapon 1 (1993)

Es dif√≠cil hacer una s√°tira. Eso es lo que quiere hacer ¬ęNational Lampoon’s Loaded Weapon 1¬Ľ, pero el objetivo resulta ser esquivo. Es una comedia que no es tan divertida (ni tan sat√≠rica) como las pel√≠culas que la inspiraron. Si mira hacia atr√°s en los env√≠os exitosos de laffaminit, de ¬ę¬°Avi√≥n!¬Ľ a trav√©s de ¬ęTop Secret!¬Ľ en ¬ęThe Naked Gun¬Ľ ver√°s que sus objetivos son pel√≠culas que se toman a s√≠ mismos muy en serio. Aqu√≠, el objetivo ya est√° en la broma.

La película está protagonizada por Emilio Estevez y Samuel L. Jackson como Gibson y Glover, como policías inadaptados que se unen contra su voluntad y son enviados a manejar un caso complicado que involucra, entre otras cosas, el asesinato de la pareja de Glover (Whoopi Goldberg). Por supuesto, trabajan bajo la dirección de un capitán de policía hipertenso (Frank McRae) que grita todo el tiempo, y por supuesto, les lee el motín y los saca del estuche y les confisca sus insignias, sus armas. y todo, pero la película nunca encuentra un nuevo ángulo sobre los clichés: el envío no se ve muy diferente del real.

Hay innumerables bromas a la vista, innumerables juegos de palabras y un mont√≥n de bromas en el fondo, incluido el arresto de un asaltante que se parece exactamente al Sr.Potato Head. Incluso est√° la presencia de William Shatner, que sorprendentemente se parece a Oliver Reed, y va diente a diente con una pira√Īa. Pero de alguna manera la pel√≠cula carece de la locura inspirada por los env√≠os que funcionan, y Estevez y Jackson parecen malinterpretados y desanimados. No parece que se est√©n divirtiendo.

La pel√≠cula hace re√≠r a la gente dondequiera que la encuentre. Hay una escena que marca el primer encuentro entre Hannibal Lecter y el agente del FBI en ¬ęEl silencio de los corderos¬Ľ, con F. Murray Abraham divirti√©ndose interpretando el papel de Anthony Hopkins. Hay una estafa de la gran escena en ¬ęWayne’s World¬Ľ donde los h√©roes cantan junto con Queen. Pero una vez que el placer del reconocimiento desaparece, esas escenas ya no hacen nada con el material: es una cita, no una s√°tira.

Deja un comentario