Rese√Īa de la pel√≠cula Nightcrawler y resumen de la pel√≠cula (2014)

Lou tambi√©n es una persona enferma que, a primera vista, puede parecer un tipo razonable y agradable. Habla como un emprendedor de Tom Cruise de un √©xito de la d√©cada de 1980, una comparaci√≥n favorecida por ciertas opciones cinematogr√°ficas, como los montajes ¬ęinspiradores¬Ľ de Lou que se apresuran hacia el √©xito mientras el triunfante retro synth-pop de James Newton Howard golpea nuestros t√≠mpanos. El h√©roe recibe una serie de aplausos de Stick-it-to-the-Man, el mejor de los cuales es un beso de un rival que ha descubierto que Lou es real y quiere cooptarlo en lugar de competir con √©l. ¬ęQuiero tomarte de las orejas ahora mismo y gritarte: ‘Joder, no me interesa'¬Ľ, le dijo Lou, en el tono que podr√≠amos reservar, ¬ę¬ŅCu√°les son los horarios? ¬ŅAbriendo tu tienda?¬Ľ o ¬ęTomar√© una tortilla de champi√Īones, cocinada con muy poca mantequilla¬Ľ.

Pero ser√≠a un error sugerir que ¬ęNightcrawler¬Ľ se cuenta desde el punto de vista de Lou, y mucho menos que aprueba su comportamiento. Es demasiado sensible a la angustia y la miseria de las personas a las que manipula para validar tal lectura. Pero pone un marco editorial sutil alrededor de la odisea de Lou. ¬ęNightcrawler¬Ľ es el thriller de comedia, neo-noir, noir nocturno que yo quer√≠a que fuera la fant√°stica ¬ęDrive¬Ľ de Travis-Bickle-as-Superman. Al igual que ¬ęDrive¬Ľ, podr√≠a describirse como la mejor pel√≠cula que ha hecho Michael Mann: una pel√≠cula sobre un solitario y despiadado que persigue su sue√Īo a su manera, siempre, y cuyo camino por el mundo est√° marcado por las manchas de sangre. de la gente que es. dio la vuelta.

Es una pel√≠cula cl√°sica, no solo porque cada escena y cada l√≠nea es casualmente hermosa y carece de toques extranjeros, sino porque su tono es despiadadamente preciso. Gilroy, un director de largometrajes por primera vez que ha escrito o coescrito muchas pel√≠culas, incluida ¬ęThe Bourne Supremacy¬Ľ, sabe lo que quiere decir y c√≥mo decirlo. Simplemente mantiene suficiente distancia con Lou, para que aprovechemos su atrevimiento mientras lo encontramos repugnante. No despreciamos tanto a Lou como miramos hacia un abismo que existe, hasta cierto punto, dentro de todos: la casa sin luz de esa vocecita que susurra: es m√°s f√°cil pedir perd√≥n que permiso ¬ę.

Deja un comentario