Que de Series Peliculas Reseña de la pelĂ­cula Pete’s Dragon y resumen de la pelĂ­cula (2016)

Reseña de la pelĂ­cula Pete’s Dragon y resumen de la pelĂ­cula (2016)

Lowery, quien trajo a Malick en «Ain’t Them Bodies Saints», estĂĄ de nuevo en ese modo con «Pete’s Dragon», aunque tiende a alejarse de todo lo que pueda ser acusado de ser demasiado artĂ­stico. El bosque y sus animales se sienten presentes, fĂ­sicos, de una manera que rara vez se encuentra en esta era post-analĂłgica del cine. Escuchas el canto de los pĂĄjaros, los arroyos fluyendo, el viento crujiendo las ramas de los ĂĄrboles. Obtienes miradas largas y hermosas en rostros, copas de ĂĄrboles y puestas de sol. Y disfruta de los ruidos distintivos que hace el dragĂłn cuando reposiciona su vientre escamoso en el suelo del bosque o extiende sus alas como las velas de una goleta. No suenan como ruidos de monstruos de dibujos animados. Son como el recuerdo de un hijo de un perro amado que era realmente grande o que parecĂ­a grande porque era muy pequeño. Elliott es una criatura mĂĄgica, pero mĂĄs que eso es un animal muy grande, inteligente y lleno de sentimientos. No se mueve como tantas bestias renderizadas por CGI en el cine contemporĂĄneo. Se mueve como se moverĂ­a un dragĂłn de tamaño mediano si realmente existiera, como los dinosaurios en las pelĂ­culas de «Jurassic Park». Y cuando mira a Pete a los ojos, puede sentir una personalidad allĂ­. Una conciencia. (Por cierto, esta es una de las cinco mejores pelĂ­culas de dragones, aunque mi niño interior insiste en que el dragĂłn «Matadragones» sigue siendo el mejor)

¿La parcela? Oh, es cierto. No hay mucho, y quizås es bueno que no haya mås, porque la película dura una hora y 42 minutos y se siente un poco mås larga, como un cuento. A la hora de dormir con un buen corazón que dura mås que los niños y eso se supone que cautiva. El joven Pete (Levi Alexander) estå en el asiento trasero de un automóvil durante unas vacaciones familiares en el noroeste del Pacífico, leyendo su libro favorito, «Elliott se pierde»; sus padres se desvían para evitar chocar contra un ciervo y morir en un accidente. Cuando los lobos amenazan al niño aterrorizado, Elliott aparece como un ångel de la guarda, lo rescata a él y a sus padres. El niño es salvaje, rudo en los bordes, pero es amable y considerado, porque fue un buen modelo.

Luego viene un tramo que se reproduce como la secuencia de la isla desierta de “El semental negro” donde los Ășnicos dos personajes son un niño y su caballo. Han pasado cinco años, pero tal vez no en el presente; la pelĂ­cula es vaga en su lĂ­nea de tiempo, pero la falta de tecnologĂ­a moderna sugiere que estĂĄ ambientada antes de los 90. Pete y Elliott se llevan bien como personajes perdidos de «El libro de la selva». Juegan juntos de una manera que parece audaz e imprudente para cualquiera que no haya crecido en el bosque con un dragĂłn como cuidador. En una imagen memorable, que aparece en el trĂĄiler, el niño salta de un acantilado y el dragĂłn navega hacia arriba para atraparlo; se puede decir por su indiferencia que esta no es la primera vez que lo hacen.

Deja un comentario

Related Post