Reseña de la película PJ y resumen de la película (1968)

Peppard es bueno en papeles como este. No ha aparecido en tantas pelĂ­culas geniales, pero a pesar de la calidad de su material, todavĂ­a parece guardar una actuaciĂłn decente.

Y a veces, cuando tiene la oportunidad, demuestra un nivel de capacidad de actuación mucho mås allå de lo que normalmente se ve en Hollywood. «Operation Crossbow», por ejemplo, no era una película que perdurarå a lo largo de los siglos, pero tuvo una escena con Sophia Loren que debería vivir tanto tiempo.

“The Carpetbaggers” tambiĂ©n proporcionĂł una escena o dos como esa, incluida una en la que Ă©l se rinde para siempre sin importar cuĂĄnto lo ama (porque realmente no le gusta y solo finge, etc.). Y en «Breakfast at Tiffany’s», Peppard presentĂł una agradable mezcla de comedia y patetismo.

Sigo asĂ­ con Peppard porque creo que siempre lo han subestimado como actor. No puedo entender esto. Me parece que Peppard deberĂ­a gustarle al mismo tipo de gente que ama las pelĂ­culas de Bogart.

A veces estĂĄ en pelĂ­culas podridas, por supuesto. Pero los supera. Tiene una especie de humor tranquilo y divertido. AquĂ­ hay un tipo que se da cuenta de que una escena en particular puede no ser material para un Oscar, pero la juega de todos modos y se mantiene a cierta distancia.

Bogie hizo esto. En «El halcĂłn maltĂ©s», por ejemplo, hay una escena espantosa en la que Mary Astor continĂșa deambulando por la habitaciĂłn y pide a Bogie que la salve. La escena se salva por la forma en que Bogie mantiene una sonrisa lenta en su rostro y cava la forma en que Mary Astor se vuelve idiota.

Peppard puede hacerlo. En «The Blue Max» interpretó las escenas con Ursula Andress con ese mismo tipo de reserva cínica. Esta habilidad es refrescante cuando la comparas con los actores de Hollywood que solo tienen dos velocidades: adelante y atrås.

En «PJ», su nueva pelĂ­cula de detectives, Peppard toma lo que probablemente no sea la mejor pelĂ­cula jamĂĄs realizada y la convierte en algo muy interesante. Cuenta con la asistencia de buenas actuaciones de apoyo, en particular de Raymond Burr. Él interpreta al detective, un tipo descompuesto que es contratado para que lo puedan engañar. Su actuaciĂłn me recordĂł a la de Michael Caine en «The Ipcress File», otro caso de una pelĂ­cula policial que llega (en medio de un gran excedente de pelĂ­culas policiales) y se eleva por encima de la multitud.

Deja un comentario

Reseña de la película Hablemos de sexo (1998)

La reacciĂłn de Jazz parece un poco extrema, especialmente en comparaciĂłn con su otro gran momento de lĂĄgrimas, cuando admite que no puede tener hijos. Solo la hace sollozar. La

Reseña y resumen de la película Spaceballs (1987)

Después de una foto de apertura fabulosa y cada vez mås divertida de uno de esos enormes cruceros espaciales George Lucas, se embarca en una historia divertidamente tonta sobre el

Reseña y resumen de la película de Coraline (2009)

No es que los propios padres de Coraline sean tan buenos. EstĂĄn ocupados, distraĂ­dos, discutiendo y todavĂ­a encorvados sobre sus computadoras. Apenas la escuchan cuando habla. Es por eso que