Rese√Īa de la pel√≠cula Shuttle y resumen de la pel√≠cula (2009)

¬ęShuttle¬Ľ se abre con dos mujeres j√≥venes que llegan a las 2 am en un aeropuerto casi vac√≠o. Llueve. No pueden tomar un taxi. Un tipo en una camioneta dice que los llevar√° a la ciudad por $ 15. Ya tiene pasajero. Ahora dos j√≥venes tambi√©n quieren dar una vuelta. Guy dijo, nada que hacer. Una chica dice que est√°n con nosotros. Suben dos chicos.

Debajo de la ventana del conductor est√° pintado, ¬ęNo m√°s de tres paradas¬Ľ. Es raro. Parece que hay espacio para 16 o 20 personas en la camioneta. El conductor los lleva por un camino extra√Īo en tierra de nadie, saca una pistola, toma como rehenes a los cinco pasajeros. De acuerdo, hasta ahora estamos en territorio de terror est√°ndar.

Es lo que viene a continuaci√≥n lo que se vuelve preocupante. Las mujeres, interpretadas por Peyton List y Cameron Goodman, son ingeniosas y tratan de defenderse. Los j√≥venes ayudan, pero son neutralizados. El otro pasajero es un llor√≥n. La pel√≠cula parece dise√Īada para empoderar a las mujeres. No dir√© m√°s sobre la trama, excepto que conduce a la desesperaci√≥n y al mal absoluto.

Que las cosas resulten como en ¬ęShuttle¬Ľ supongo que es cierto, pero rara vez. Pero una pel√≠cula puede opinar sobre ellos. Este simplemente les sirve con detalles despiadados y duros. No hay liberaci√≥n para el p√ļblico, no hay ¬ęentretenimiento¬Ľ, ni siquiera mucha emoci√≥n de la acci√≥n. Solo un despiadado paseo en la oscuridad.

Aqu√≠ hay un buen trabajo. Peyton List, ahora de 22 a√Īos, que ha trabajado en televisi√≥n desde 2000, es eficaz como Mel, la m√°s ingeniosa de las chicas. Ella tiene una cualidad de Neve Campbell. Cullen Douglas, como conductor, no es su monstruo amenazador habitual, sino que tiene una actitud diaria que inflige dolor. Y el guionista y director Edward Anderson es razonablemente bueno en la realizaci√≥n de pel√≠culas, aunque se convierte en una gran distracci√≥n cuando recorre kil√≥metros de calles vac√≠as en autobuses cuando, como revela la trama, hay poco que ver con ello.

Deja un comentario