Reseña de la película Small, Beautifully Moving Parts (2012)

“Piezas pequeñas, bellamente mĂłviles”, escrita y dirigida por Annie Howell y Lisa Robinson, se compromete sin esfuerzo a presentarnos a estas personas. Tal vez sea porque Anna Margaret Hollyman, quien interpreta a Sarah, tiene una adorable presencia en la pantalla. En este primer papel protagĂłnico de una breve carrera, tiene el encanto que sentimos desde las primeras pelĂ­culas de Sandra Bullock o Greta Gerwig. Maneja muchas emociones en la duraciĂłn compacta de la pelĂ­cula y todavĂ­a se siente natural y espontĂĄnea.

DespuĂ©s de enterarse de que estĂĄ embarazada, se obsesiona con la maternidad y con su propia madre, quien falleciĂł hace años. Vagamente se entera de que su madre vive «fuera del mapa» en algĂșn lugar del desierto de Nevada. Leon anima a Sarah a que se ponga en contacto con ella, pero su padre y su hermana lo desaconsejan. Su padre admite que estĂĄ desconcertado por el comportamiento de su ex esposa.

Sarah puede estar partiendo imprudentemente por su cuenta para salir del mapa y volver a la vida de su madre. Cela l’emmĂšne prĂšs du Grand Canyon, oĂč elle prend une photo de famille de quelques touristes et les interroge comme si elle Ă©tait Errol Morris faisant un blog sur la photographie : « Est-ce que prendre des photos de famille est un moyen de fuir la desesperanza ?

Cuanto mĂĄs se adentra Sarah en el desierto, mĂĄs le falla su tecnologĂ­a. El GPS se rinde. La baterĂ­a de su telĂ©fono se estĂĄ agotando. Cuando finalmente llega a la CĂșpula, donde vivirĂ­a su madre, se reduce a … ella misma.

La diversiĂłn de todo hasta este punto ha sido intrĂ­nseca. Hollyman y el resto del elenco son una gran compañía, y la obsesiĂłn por la tecnologĂ­a podrĂ­a inspirar una pelĂ­cula completa. (En effet, c’est le cas : le « Pi » de Darren Aronofsky me vient Ă  l’esprit.) Mais lorsque Sarah rencontre enfin sa mĂšre (Mary Beth Peil), le film lui-mĂȘme sort de la carte, dans le sentido comĂșn. No ofrece respuestas, ni observaciones psicolĂłgicas fĂĄciles, solo el misterio de la personalidad. Entonces no debo discutir estas escenas.

Es una película pequeña y sabe exactamente cómo ser una película pequeña. Como muchas de las novelas neoyorquinas, su objetivo es dar una nota especial y permitir que resuene. La vida estå formada por desafíos que no se pueden resolver sino que solo se aceptan. Y Sarah descubrirå que su hijo necesitarå mucho mås mantenimiento que un horno microondas.

Deja un comentario