Rese√Īa de la pel√≠cula The Last Good Times (1995)

El anciano se llama Joseph Kopple (Armin Mueller-Stahl) y √©l tiene algo que ella quiere: una llave que tir√≥ por la ventana y que aterriz√≥ en su repisa. Su nombre es Charlotte (Olivia d’Abo), y su vida va por el camino equivocado, pero todav√≠a es joven y no carece de gracia. Al principio, no quiere tener nada que ver con ella; su vida sigue una rutina ordenada que, a sus 70 a√Īos, no le interesa cambiar. Poco a poco, porque ella est√° desesperada y √©l le ofrece un refugio, se hacen amigos.

¬ęThe Last Good Time¬Ľ es realmente una pel√≠cula sobre la vejez y la pasi√≥n, aunque se ha planteado una trama para darle estructura.

La trama, no muy interesante, cuenta c√≥mo el hombre se entera de que le debe sus ahorros al Servicio de Impuestos Internos y c√≥mo la chica se involucr√≥ en un trato con su novio que podr√≠a traerle dinero o muchos problemas. (Si se tratara de una pel√≠cula europea, ser√≠a sobre sus personalidades y su vida cotidiana, y eso ser√≠a suficiente). El mejor amigo de Joseph es Howard (Lionel Stander), que sol√≠a ser vecino pero ahora pasa sus √ļltimos d√≠as. en una cama de hospital. ¬ęSoy tan viejo, mi futuro est√° vac√≠o¬Ľ, dice. Le gusta hablar de sexo y Joseph lo agradece. Las mujeres han cambiado desde que eran j√≥venes: ¬ę¬°Ahora te dicen lo que quieren que hagas!¬Ľ La pel√≠cula trata esencialmente sobre c√≥mo Joseph descubre que su vida no ha terminado, c√≥mo Charlotte comienza a ver mayores posibilidades para la suya y c√≥mo los sentimientos de Joseph por la vecina de abajo (Maureen Stapleton) cambian de la mala educaci√≥n (√©l cree que ella tiene curiosidad) a la aceptaci√≥n. . Todo es tratado con gran cortes√≠a por Bob Balaban, quien dirigi√≥ y coescribi√≥ el gui√≥n con John McLaughlin. Je suppose qu’il est plus ou moins obligatoire que Joseph et Charlotte aient une sc√®ne d’amour, et ils le font, mais elle est g√©r√©e avec une telle douceur par Balaban que ce n’est pas l’intrusion qu’elle aurait pu estar. (‚ÄúEso no te va a matar, ¬Ņverdad?‚ÄĚ, Pregunta.) Pasar tiempo con estas personas habr√≠a sido suficiente.

Mueller-Stahl crea su personaje con gran precisión y moderación, y las escenas iniciales son un recordatorio de que un buen actor puede ser fascinante incluso cuando no hace absolutamente nada: uno se pregunta qué está tratando de ocultar. La trama secundaria que involucra a Ida es demasiado mecánica para la sutileza de la historia; podemos ver la recompensa por millas, y cuando lo hace, es superficial y poco convincente. Creo que es mejor terminar con un acorde menor, con la soledad de nuevo.

La película es digna de ver, creo, por Mueller-Stahl, y por el franco encanto de Lionel Stander, quien murió poco después de filmar este papel, habiendo representado aquí sus escenas de muerte con una aceptación sin pretensiones. satisfactorio.

Deja un comentario