Rese√Īa de la pel√≠cula The Man Who Rolled Down Everest (1976)

Nadie, ni siquiera un paracaidista, hab√≠a usado un paraca√≠das antes a 27.000 pies, y nos preguntamos qu√© tan efectivo ser√≠a. Demasiado eficiente y podr√≠a estar en el aire. No es lo suficientemente eficiente, y as√≠ es la vida. La pel√≠cula de aventuras de Miura ¬ęThe Man Who Skied Down Everest¬Ľ gan√≥ el Oscar de este a√Īo al Mejor Documental. Es a√ļn m√°s notable que la expedici√≥n no se emprendiera inicialmente con una pel√≠cula en mente. A Miura se le ocurri√≥ la idea despu√©s de lo que se describe como una ¬ęconversaci√≥n medio agradable¬Ľ con Sir Edmond Hillary. Presumiblemente, era Hillary la que estaba bromeando.

Miura calent√≥ mientras entrenaba en el monte McKinley y el monte Fuji, y descendi√≥ el Everest en 1970. Se rodaron unos 320.000 pies de pel√≠cula durante la expedici√≥n, pero solo se mont√≥ en un documental teatral que el a√Īo pasado. El resultado es una pel√≠cula sobre la que es dif√≠cil decidirse; es genial en su fotograf√≠a de la monta√Īa, es reflexivo y anal√≠tico en su narraci√≥n y, sin embargo, estamos atrapados en si este viaje era necesario.

Las im√°genes del descenso en s√≠ deben haber sido terriblemente dif√≠ciles de fotografiar. Miura, comenzando justo por debajo de los 27,000 pies, esperaba descender varios miles de pies y detenerse ante una profunda grieta que lo habr√≠a matado. Tres camar√≥grafos se colocaron para grabar el descenso, pero con sus enormes teleobjetivos de 1600 mm a distancias de hasta 10,000 pies, casi no ten√≠an margen de error. Solo uno de los camar√≥grafos logr√≥ mantener a Miura en el encuadre durante todo el descenso, y el metraje resultante, granulado debido a las distancias involucradas, es realmente extra√Īo.

Vemos a Miura, de cerca, al comienzo de su carrera, vestida como un astronauta con una máscara de oxígeno, protector facial, radio de transistores y casco. Tiene miedo, nos dice (en una narración en inglés basada en su diario) no de morir, sino de fracasar; habiendo llegado hasta aquí, debe hacer algo para justificar el costo en dinero, esfuerzo y vidas. Se lanza. Cae cuesta abajo en un ángulo vertiginoso sobre hielo casi puro. Se dispara el paracaídas. Se tambalea, recupera el equilibrio, alcanza una velocidad vertiginosa, cae y cae una y otra vez antes de detenerse finalmente justo antes de la grieta.

¬ŅQu√© demostr√≥? No es que pudiera esquiar por el Everest, tal vez, pero al menos lo intentar√≠a. ¬ŅSu intento lo coloca en los libros de historia junto a Hillary o Evel Knievel? Dejamos la pel√≠cula sin saberlo. Tal vez el t√≠tulo – ¬ęEl hombre que esqui√≥ el Everest¬Ľ – proporcione una pista, no importa cu√°nto tiempo viva Miura, qu√© tan lejos camine, cu√°nta gente conozca, siempre ser√° un hombre f√°cil de presentar en una fiesta.

Deja un comentario