Reseña de la película The Perez Family (1995)

Estos dos PĂ©rez no estĂĄn relacionados. De hecho, como Juan le dice a un funcionario de inmigraciĂłn estadounidense (tambiĂ©n llamado PĂ©rez), «Si quieres hacer algo en esta vida, pregĂșntale a PĂ©rez, ÂĄsomos tantos!» Se unen a miles de otros refugiados en un campamento temporal establecido en el estadio de fĂștbol de Miami, y cuando Dottie descubre que las familias pueden encontrar patrocinadores estadounidenses mĂĄs fĂĄcilmente que los solteros, le ofrece a Juan «casarse» para casarse. . Para aumentar sus posibilidades, incluso reclutan a un joven para que sea su hijo y a un anciano dote para que sea el abuelo.

Juan acepta el proyecto, pero solo porque no ve la hora de reunirse con su esposa, Carmela PĂ©rez (Anjelica Huston), quien se fue de Cuba hace 20 años. Se han estado esperando el uno al otro desde entonces, pero ahora corren el riesgo de tropezar justo cuando llegan a la lĂ­nea de meta. AĂșn en el barco, Juan se preocupa por su apariencia despuĂ©s de años en prisiĂłn: «Tengo los dientes demasiado pobres para besar a mi esposa». Dottie la besa con valentĂ­a. «No se preocupe», dijo; «puedes besar a tu esposa». “The Perez Family” hace una comedia romĂĄntica con estos ingredientes extravagantes, y aunque no hemos visto a menudo historias de este tipo sobre cubanoamericanos con antecedentes polĂ­ticos, hemos visto algunos de los mismos elementos antes, en comedias extravagantes. Lo que pasa es que justo cuando estĂĄn a punto de reunirse, Juan y Carmela se enamoran, pero se niegan a admitirlo.

El otro miembro clave del reparto es Chazz Palminteri, como Pirelli, un agente federal que trabaja con la policĂ­a de Miami y visita con frecuencia la casa de Carmela cuando su sistema de alarma sigue sonando. Las alarmas las puso su hermano celoso, que se pone furioso cuando se acerca a un hombre. Carmela y Pirelli pronto descubren que cuando suenan las campanas, suenan para ellos. Al principio de la pelĂ­cula estĂĄ bastante claro lo que va a pasar, mĂĄs o menos. El placer es hacerlo realidad.

Ha habido controversia sobre el reparto de tantos actores no hispanos en papeles hispanos en «La familia PĂ©rez», y ciertamente no hubo escasez de actores latinos talentosos para «Mi familia», una pelĂ­cula que se estrenĂł casi en el mismo momento. Pero tal vez el casting no tradicional sea una calle de doble sentido; lo cierto es que los actores ponen su corazĂłn en la obra. Tomei en particular ha sufrido algĂșn tipo de transformaciĂłn a partir de sus actuaciones en «My Cousin Vinny» y «Only You», y ahora parece mĂĄs terroso y jugoso. Anjelica Huston aporta algunas de las mismas pasiones conflictivas a este papel que tuvo en «El honor de Prizzi», y Alfred Molina, un actor britĂĄnico, es sorprendentemente convincente como su esposo.

Deja un comentario