Reseña de la pelĂ­cula To the Devil … A Girl (1976)

Veamos si entendĂ­ bien. Primero, comienzas con la madre de un diablo que fue embarazado por un satanista hereje. DespuĂ©s de que ella da a luz, la sacrificas y bautizas al niño en la sangre de su madre. Luego envĂ­as a la niña a un convento satanista durante 18 años, hasta que es hora de que regrese y se le cambie el nombre con la sangre de otro espĂ­ritu maligno, despuĂ©s de lo cual gobernarĂĄ el mundo o excluirĂĄ la hipoteca de St. St. Paul’s Cathedral, no sĂ© cuĂĄl.

Es mĂĄs o menos la trama de «Al diablo con … una chica». Digo «mĂĄs o menos», no porque lleguĂ© tarde o me quedĂ© dormido, sino porque eso es lo que tiene la pelĂ­cula, mĂĄs o menos una trama. MĂĄs, en tĂ©rminos de ambiciĂłn; menos, en tĂ©rminos de logros. Esta es la pelĂ­cula de explotaciĂłn mĂĄs sobredirigida que he visto en mucho tiempo: intenta insertar tantas tramas secundarias y piezas de acciĂłn paralela que finalmente nos encontramos rascĂĄndonos la cabeza y preguntĂĄndonos quiĂ©nes son los personajes. De todos modos: el satanista responsable es el bueno de Christopher Lee, un secuaz en el asunto, que debe tener su propio contrato con el diablo (una pequeña pelĂ­cula de terror se ha estrenado desde Inglaterra durante años sin que Lee estĂ© babeando en algĂșn lugar de las sombras). Encarna al padre hereje Michel, que organizĂł todo: sacrificio, secuestro de bebĂ©, adoctrinamiento, encantamientos, bocanadas de humo sulfuroso y todo eso.
.

Etiquetas: ,

Deja un comentario