Reseña de la pelĂ­cula Últimos dĂ­as en el desierto (2016)

ÂżEstĂĄ mal quizĂĄs preferir al muy bueno McGregor como un diablo travieso (que recuerda su infernal «Trainspotting») a su elegante apariencia humana? DespuĂ©s de todo, obtiene la mejor frase: «Soy un mentiroso … ÂĄy es la verdad!»

«Últimos dĂ­as en el desierto» pronto se convierte en una meditaciĂłn sobre temas como padres e hijos, responsabilidades familiares, confianza, destino y muerte cuando Yeshua se encuentra con una familia formada por un patriarca inquieto (el actor irlandĂ©s Ciaran Hinds) que trabaja como picapedrero, su esposa enferma y mucho mĂĄs joven (la actriz israelĂ­ Ayelet Zurer) y su hijo adolescente (Tye Sheridan, quien una vez impresionĂł en «El ĂĄrbol de la vida» y «Mud», y es el joven cĂ­clope en la prĂłxima pelĂ­cula «X-Men : Apocalipsis ”). Recogen al santo, le dan agua y cobijo aunque se niega a comer. Escucha con paciencia las aspiraciones expresadas por el hijo, que estĂĄ desesperado por visitar la gran ciudad de JerusalĂ©n. es asĂ­, pregunta. Yeshua responde: «Sucio y corrupto. Pero vivo. Muy vivo».

El padre, sin embargo, estĂĄ decidido a mantener a su clan en este lugar apartado por el resto de su vida mientras la salud de su esposa empeora. Yeshua, quien se da cuenta de que el conflicto que le espera refleja sus propias preocupaciones acerca de su Padre, hace lo que puede para aliviar las cargas de la familia llevando agua de un arroyo y ayudando al padre en sus obras. La presencia de un adolescente permite cierto humor, incluido el de la variedad corporal. Pero cuando surge una situaciĂłn que enfrenta a la voluntad del padre con la del hijo, el resultado trĂĄgico es casi seguro.

En algĂșn momento, la audiencia probablemente solo querrĂĄ sentarse y disfrutar del impresionante paisaje que se extiende frente a ellos. La grandeza descolorida y las ondas hipnĂłticas de la arena que forman el desierto de Anza-Borrego al sureste de Los Ángeles (reemplazando al Negev de Israel) argumentan a favor de la creencia en un Ser Supremo. Como mĂ­nimo, deberĂ­amos agradecer a un cineasta todopoderoso como Emmanuel Lubezki, que ganĂł un rĂ©cord de tres premios Oscar consecutivos por su trabajo en “Gravity”, “Birdman” y “The Revenant”.

Deja un comentario