Que de Series Peliculas Reseña de la película Wireframe y resumen de la película (1989)

Reseña de la película Wireframe y resumen de la película (1989)

El reportero de la película se llama Bob Woodward y aparentemente estå destinado a retratar al Woodward real investigando para su libro mås vendido sobre Belushi. El ångel se llama Velåsquez. Las escenas del reportaje estån destinadas a ser realistas, y el Angel Tour es una fantasía y, sin embargo, todavía esperaba que Woodward se cruzara con el Angel y consiguiera una verdadera exclusiva. Incluso podría haber un pequeño papel para Ben Bradlee, envíe un telegrama a Woodward: Olvídese de Belushi: ångel de la entrevista.

La historia de vida y muerte de Belushi es un laberinto de hechos y conjeturas, rumores, chismes y recuerdos de segunda mano. Se complica aĂșn mĂĄs por el enorme abismo entre el comediante y el actor que hizo reĂ­r a tanta gente y el ser humano que se hizo a sĂ­ mismo tan miserable. Tal vez no habĂ­a forma de hacer una buena pelĂ­cula con este material, todavĂ­a no, cuando todos recuerdan a Belushi y cualquier actor que intente interpretarlo seguramente sufrirĂĄ en comparaciĂłn.

«Wired» es una especie de intento sincero de procesar el material, pero es una pelĂ­cula tan fea y miserable, tan estĂșpidamente escrita, tan torpemente dirigida y reproducida, que nunca despega.

DeberĂ­a haber, en algĂșn momento de una pelĂ­cula como esta, un punto en el que tengamos la ilusiĂłn de que estamos viendo al verdadero John Belushi, que estamos escuchando los hechos de su vida. Ese momento nunca llega. Siempre he sido consciente de que un actor (Michael Chiklis) estaba frente a mĂ­ en la pantalla y que «Wired» era una construcciĂłn ficticia antiestĂ©tica. Los momentos mĂĄs tristes fueron cuando Chiklis intentĂł recrear algunos de los personajes y rutinas famosos de Belushi. Él nunca nos da un Belushi vivo, asĂ­ que Âżpor quĂ© deberĂ­amos preocuparnos por el Belushi muerto de la pelĂ­cula? Uno de los problemas de la pelĂ­cula es tambiĂ©n un problema con el libro de Woodward. Tampoco tiene la menor idea de la dinĂĄmica y la realidad del alcoholismo y la adicciĂłn a las drogas. Woodward dijo que se sintiĂł atraĂ­do por la historia de John Belushi porque, aunque ambos se graduaron de la misma escuela secundaria en Wheaton, estaban muy en contra.

Siguen oponiéndose.

La estrategia de la película es esbozar el ascenso de Belushi a la fama y luego contrastarlo con la espiral descendente de su adicción a las drogas. Pero, ¿por qué las personas beben y abusan de las drogas? La película es implacable en replicar el viejo y cansado cliché del mundo del espectåculo de las «presiones de las celebridades», como si el 98% de esas presiones, en el caso de Belushi, no fueran de su adicción.

Durante el Ășltimo año, hemos tenido una serie de pelĂ­culas sobre adicciones inusualmente inteligentes («Clean and Sober» y «The Boost», en particular). Estas son pelĂ­culas hechas de adentro hacia afuera, por asĂ­ decirlo, por personas que entienden el alcoholismo y la adicciĂłn a las drogas. «Wired» ve los problemas de Belushi bajo una luz oscura, a travĂ©s del marco de referencia sensacionalista de un forastero. No es mĂĄs sofisticado en el tema de la enfermedad de Belushi que «Reefer Madness». De hecho, ni siquiera cree que Belushi tuviera una enfermedad; prefiere verlo como un alma torturada, revolcĂĄndose en exceso. Para quienes lo conocĂ­an, la razĂłn por la que John Belushi consumĂ­a drogas era la simplicidad en sĂ­ misma: era adicto a ellas.

Deja un comentario