Rese√Īa de la pel√≠cula y resumen de la pel√≠cula de Laura (1944)

La pel√≠cula trata principalmente sobre personas adineradas bien vestidas que se encuentran en apartamentos de lujo y hablan con un polic√≠a. La pasi√≥n se distribuye de manera desigual. Shelby y Laura nunca parecen tener mucho cari√Īo entre ellos. Waldo es posesivo con Laura, pero nunca la toca. La compa√Īera Ann Treadwell (Anderson) codicia a Shelby, pero tiene que dec√≠rselo o nunca lo sabr√°. Y el detective McPherson est√° enamorado de la mujer muerta. Hay una escena extraordinaria en la que entra a su apartamento de noche, repasa sus cartas, se toca los vestidos, huele su perfume, se sirve un vaso de su botella y se sienta bajo su enorme retrato, que se posa sin verg√ľenza en el- arriba su propia chimenea. Es como una cita con un fantasma.

La investigaci√≥n de McPherson y sus revelaciones finales se tratan con indiferencia, para una pel√≠cula de detectives de la d√©cada de 1940. Siempre hace que la gente crea que van a ser acusados, luego retrocede. Lydecker pide que lo acompa√Īen mientras el polic√≠a entrevista a los sospechosos; el asesinato es su ¬ęcrimen favorito¬Ľ y ¬ęme gusta estudiar sus reacciones¬Ľ. Sorprendentemente, McPherson le permite hacerlo. Esto es √ļtil desde el punto de vista del escenario, porque de lo contrario McPherson estar√≠a mayormente solo.

Todo este absurdo e improbabilidad de ninguna manera disminuye el atractivo de la pel√≠cula. Incluso pueden agregar m√°s. Algunas de las l√≠neas se han vuelto involuntariamente divertidas, escribe James Naremore en More than Night: Film Noir in its Contexts, ‚ÄúEn lo que respecta a ‘Laura’, el efecto camp es, al menos en parte, intencionado: cualquier pel√≠cula que ponga a Clifton Webb, Judith Anderson y Vincent Price en la misma sala de estar invitan a una atm√≥sfera de teatralidad m√°gica.

La historia de la lucha de Preminger para hacer girar la pel√≠cula se ha convertido en una leyenda de Hollywood. Como relata en su autobiograf√≠a, Zanuck lo vio como productor, no como director, y asign√≥ a Rouben Mamoulian a la obra. Cuando las primeras prisas fueron un desastre, Preminger intervino, cubri√≥ muchas escenas, reemplaz√≥ escenarios y luch√≥ por el gui√≥n. Zanuck insisti√≥ en que se disparara otro final; la pel√≠cula fue proyectada para Zanuck y su amigo Walter Winchell, un verdadero columnista de chismes, quien dijo que no entend√≠a el final. Entonces Zanuck dej√≥ que Preminger llegara a su fin, y aunque el asunto relacionado con la escopeta en el reloj antiguo puede ser algo laborioso, toda la pel√≠cula es de una sola pieza: artificial, artificial, educada y, sin embargo, alcanza alg√ļn tipo de perfecci√≥n en su equilibrio. entre patrones bajos y estilo alto. Lo que hace que la pel√≠cula sea grandiosa, quiz√°s, es el elenco. Waldo Lydecker recoge los materiales de una olla criminal de clase B y repasa cada escena como si tuviera miedo de intervenir.

Deja un comentario