Que de Series Peliculas Reseña de película antes y después (1996)

Reseña de película antes y después (1996)

La noticia se anuncia a los Ryan durante una visita del jefe de policĂ­a local. Ben Ryan maneja esta visita lo peor posible, explotando de ira contra el chef. Le ofende que alguien pueda considerar a su hijo como un asesino. De hecho, como todos sabremos al final de la pelĂ­cula, si Ben se hubiera comportado de una manera mĂĄs razonable, todos se hubieran salvado de mucho sufrimiento. Pero no lo hace.

No sigas leyendo si planeas ver la película. No se puede discutir en absoluto sin revelar algunos puntos de la trama, aunque intentaré proceder con precaución.

Ben se niega a cooperar con la policĂ­a, a pesar de que el jefe es un amigo de la familia, y los envĂ­a a buscar una orden de registro. Luego registrĂł el auto que usĂł su hijo ese dĂ­a. Encuentra evidencia con sangre que indica la posibilidad de un juego sucio y la destruye.

Su hijo estå desaparecido, después de haber huido a casa aterrorizado, pero cuando Jacob (Edward Furlong) regresa, les da a sus padres el trato silencioso. Después de unos días, se derrumba y confiesa entre lågrimas lo que realmente sucedió. La verdad no es lo suficientemente buena para Ben, quien sugiere que inventen una historia de portada.

Carolyn Ryan cree firmemente en la verdad. Pero durante varios días, no se da cuenta de la verdad. Mientras tanto, los Ryan contratan a un abogado defensor (Alfred Molina), que se come un såndwich submarino mientras escucha su historia (siempre una mala señal), luego prepara una defensa que se basa en el cinismo y poca curiosidad por lo que realmente sucedió.

Alfred Molina puede ser un actor maravilloso (ver «Prick Up Your Ears»), pero no se le utiliza bien aquĂ­. Aparece como una caricatura, con frases como «La duda, niño, es nuestra mejor amiga» y «Cariño, cuando termine contigo te verĂĄs como Medea». Mientras tanto, el padre confunde el amor por su hijo con la toma de decisiones sensatas, y se mantiene a sĂ­ mismo y al niño en un rincĂłn legal. Su esposa intenta decirle por quĂ© se equivocĂł: «Ahora tiene que defenderte a ti y a sĂ­ mismo». Los elementos de la historia aquĂ­ son dramĂĄticos, pero es imposible determinar para quĂ© es la pelĂ­cula. Los personajes se comportan de forma estĂșpida y pagan el precio. No hay malos personajes ni lecciones que aprender. El sistema de justicia estĂĄ funcionando tan bien como se esperaba. El final es tan confuso que no tenemos idea de lo que los cineastas creen que deberĂ­an haber hecho los Ryan. Los momentos finales de la pelĂ­cula ciertamente no son un argumento para mentir. ÂżDĂłnde estĂĄn ellos? A los problemas de la pelĂ­cula se suman los propios actores, todos esplĂ©ndidos en muchas otras pelĂ­culas, todos totalmente a la deriva aquĂ­. Liam Neeson muestra mucha energĂ­a pero poca perspicacia como un padre que sigue su temperamento feroz hacia un comportamiento imprudente. Meryl Streep parece de alguna manera demasiado distante; su mente parece estar en otra parte, incluso durante algunos de los momentos mĂĄs conmovedores. Edward Furlong, como hijo, es llorĂłn y confuso.

SĂłlo Julia Weldon, como la hermana menor de Judith, parece desempeñar su papel de manera inteligente, tal como estĂĄ escrito y planeado. Como resultado, ella termina siendo el Ășnico miembro de la familia que realmente nos importa.

Nota: Dado el reciente thriller de Meryl Streep «The River Wild», en el que su familia es atacada durante un viaje en bote, seguramente no fue una buena idea realizar el Ășltimo tiro incĂłmodo, cuatro Ryan remando en sus canoas. Y seguramente es un bote tan pequeño que no es necesario levantar el puente levadizo.

Deja un comentario

Related Post