Reseña de película Esta película no estå clasificada (2006)

Todo el tribunal canguro se basa en un Catch-22: la MPAA insiste en que tiene procedimientos que aplica de manera imparcial. Pero los procedimientos son secretos, por lo que nadie puede saber cuĂĄles son. Si algo no estĂĄ permitido es porque va en contra de las reglas invisibles.

Entonces, ÂżcĂłmo le da sentido a las decisiones de la MPAA? Como demuestra «Esta pelĂ­cula», este no es el caso. El absurdo kafkiano detrĂĄs de las clasificaciones de pelĂ­culas estĂĄ mĂĄs allĂĄ de la comprensiĂłn. Matt Stone («South Park: Bigger, Longer and Uncut», «Team America: World Police») testifica por experiencia que las imĂĄgenes de estudio se manejan mucho mejor que las financiadas y distribuidas de forma independiente. Kimberly Peirce («Boys Don’t Cry») y Wayne Kramer y Maria Bello («The Cooler»), intuyen que los crĂ­ticos se sienten incĂłmodos con las representaciones del placer sexual femenino, mientras que Allison Anders («Grace Of My Heart») sugiere que los orgasmos de todo tipo estĂĄn mal vistos (aunque los orgasmos femeninos tienden a durar mĂĄs y, por lo tanto, pueden hacer que los razonadores sean mĂĄs incĂłmodos), y que el cuerpo masculino es aĂșn mĂĄs verboten que el femenino. Y todos estĂĄn de acuerdo en que la MPAA es muy liberal en lo que respecta a la violencia y conservadora en lo que respecta al sexo.

Realmente no necesitåbamos ver el trabajo de detective (comenzando con una toma de las påginas amarillas y un segmento en el que Dick entrevista a investigadores privados) que descubrió las identidades de los asesores. Y habría sido bienvenido un mayor sentido de la perspectiva histórica. Después de todo, ¿quién quiere escuchar a John Waters hablar sobre «A Dirty Shame» de todas sus películas?

Pero si bien «Esta pelĂ­cula aĂșn no estĂĄ calificada» puede que no tenga el rĂ©cord mĂĄs efectivo o mĂĄs estricto contra la MPAA, lo que descubre es bastante condenatorio. Algunos dirĂ­an que es «unilateral» o «injusto», pero es una tonterĂ­a decir sobre una acusaciĂłn contra un sistema autocrĂĄtico que es descaradamente unilateral e injusto. Las posiciones de la MPAA estĂĄn ampliamente representadas en la pelĂ­cula, principalmente por el demagogo profesional ahora retirado y sĂșper cabildero Jack Valenti, quien ayudĂł a crear y mitificar las probabilidades para empezar.

DespuĂ©s de ver «Esta pelĂ­cula aĂșn no estĂĄ calificada», es posible que piense que una junta de censura del gobierno, como la que existe hoy en algunas partes de CanadĂĄ o el Reino Unido, no es tan mala idea. Al menos alguien deberĂ­a ser responsable de las decisiones que tome. No es asĂ­ ?

Deja un comentario