Rese√Īa y resumen cinematogr√°fico de Guantanamera (1997)

El objetivo de la pel√≠cula es una burocracia est√ļpida y obstinada. Las armas que usa contra √©l son el romance, la sexualidad y la falta de respeto. La pel√≠cula se abre en el peque√Īo pueblo de Guantanamera, donde Yoyita, una famosa cantante (Conchita Brando), ha regresado como un h√©roe despu√©s de 50 a√Īos en La Habana. Se reencuentra con C√°ndido (Ra√ļl Eguren), el amante de su juventud, y mientras se miran se reaviva su antiguo amor, presionando demasiado el coraz√≥n de la pobre Yoyita. La cantante fallecida es la t√≠a de Georgina (Ibarra), la sufrida esposa de un bur√≥crata local llamado Adolfo (Carlos Cruz). Es un tirano sin sentido del humor con un loco plan para transportar cad√°veres. En lugar de poner un cad√°ver en un coche f√ļnebre en un extremo y sacarlo en el otro, cree que el cuerpo debe ser trasladado a un veh√≠culo diferente en cada frontera provincial, repartiendo el costo de la gasolina. Las matem√°ticas elementales sugieren que todos terminar√≠an esencialmente con la misma factura de gas, pero no importa: Adolfo es un fan√°tico respaldado por el poder de su oficina.

Adolfo, Georgina y el viejo C√°ndido en duelo se han embarcado en un viaje para devolver el cuerpo a la intriga familiar, y esto le da a ¬ęGuantanamera¬Ľ la excusa para una comedia de carretera que tambi√©n documenta en detalle c√≥mo la salud mental sobrevive en la vida cotidiana de Cuba hoy. Al salir a la carretera, nos encontramos con dos camioneros, el mujeriego Mariano (Jorge Perugorria) y el devoto Ram√≥n (Pedro Fern√°ndez). Conducen un gran veh√≠culo por caminos rurales en mal estado, brindando no solo un servicio de reparto sino Tambi√©n una especie de salvavidas: suben y bajan autostopistas, se env√≠an mensajes, se intercambian chismes y Mariano tiene un amante en cada caser√≠o (algunos tan taimados como √©l).

Los camioneros y los dolientes se encuentran, y nos enteramos de que Mariano fue una vez alumno de Georgina, cuando ella era profesora universitaria. Ella tocó su idealismo, inspiró su esperanza, y ahora las circunstancias conspiran para volver a abrazarlos, aunque hay obstáculos, como el bufón Adolfo, y el gusto de Mariano. Para mujeres más jóvenes y jugosas que las sexys pero. maduros. Georgine.

Hay fascinaci√≥n por todas partes en los marcos de ¬ęGuantanamera¬Ľ. que alberga verduras y pollos, donde las tiendas quieren d√≥lares estadounidenses en lugar de moneda cubana, donde el papeleo mezquino ralentiza cada transacci√≥n a un ritmo vertiginoso y proporciona una tentaci√≥n constante de soborno.

Deja un comentario