Reseña y resumen de la película 8 mm (1999)

El objetivo de la pelĂ­cula es tomar a un personaje bastante comĂșn y llevarlo a una confrontaciĂłn tan perturbadora con el mal que lo obligaron a matar a alguien. Tom Welles, segĂșn nos enteramos, fue a una buena escuela con una beca universitaria, pero aunque sus compañeros «fueron a derecho y finanzas», el abogado de la viuda adinerada reflexiona: «Usted eligiĂł la vigilancia». SĂ­, dijo Welles, «Lo pensĂ© era el futuro «. Su trabajo consiste principalmente en cazar adĂșlteros, pero este caso es diferente. Conoce y habla con la madre de la niña en la pelĂ­cula, rastrea sus viajes en Hollywood y luego contrata a un guĂ­a para que lo ayude a explorar el mundo oculto del comercio sexual.

Estos son Max California (Joaquin Phoenix), que una vez apuntó alto pero ahora trabaja en el porno minorista; la película sugiere que la economía de Los Ángeles toma a jóvenes aspirantes a buscar empleo y los canaliza directamente hacia el comercio sexual. Gracias a Max, Welles conoce a Eddie Poole (James Gandolfini), el tipo de persona que piensa eso cuando dice que puede conseguirle lo que esté buscando. Y a través de Eddie, conocen a Dino Velvet, un director de porno vicioso interpretado por Peter Stormare, que fue el asesino que no dijo casi nada en «Fargo», y aquí crea un conjunto espeluznante de extrañas afectaciones verbales. El protagonista de algunas de sus películas es Machine (Chris Bauer), a quien no le gusta quitarse la måscara.

Esperamos que Welles se ponga en peligro con estos hombres, y lo hace, pero «8 mm» no trata el problema simplemente como una oportunidad para escenas de acciĂłn. Hay un punto aquĂ­ en el que Welles tiene la oportunidad de vengarse, pero carece de voluntad (no es un asesino), y en realidad telefonea a una vĂ­ctima y le pide que se involucre. Nunca habĂ­a visto esto antes en una pelĂ­cula y plantea cuestiones morales que el pĂșblico tiene que afrontar, de una forma u otra.

SĂ© que algunos espectadores se horrorizarĂĄn con esta pelĂ­cula, como muchos con «Seven». Es una «R» muy dura que probablemente habrĂ­a sido NC-17 si hubiera venido de un indie en lugar de un gran estudio con peso. Pero es una pelĂ­cula real. No es un ejercicio de explotaciĂłn inteligente con todos los atributos de la depravaciĂłn pero ninguna de las consecuencias. No es una pelĂ­cula en la que los problemas morales se olvidan en la emociĂłn de un clĂ­max de acciĂłn. SĂ­, el hĂ©roe es un hombre comĂșn que se encuentra capaz de manejar situaciones violentas, pero ese no es el objetivo de la pelĂ­cula. Las dos Ășltimas palabras del guiĂłn son «sĂĄlvame» y, cuando las pronuncien, sabemos lo que significan.

Deja un comentario

Strictly Business (1991) reseña de la película

Sin embargo, existe una visión persistente, apoyada por muchos blancos y negros, de que una realidad mística conocida como la «experiencia de la calle» es lo que autentica a un

Dos o tres cosas que sé sobre su crítica cinematogråfica (1971)

Es particularmente difĂ­cil en este caso, observa Godard, porque no trabaja con un guiĂłn, sino que improvisa sobre la marcha. Una analogĂ­a mejor que la del director de una sinfonĂ­a,

The Human Factor (2021) reseña de la película

Fue en el cumpleaños de Moreh, el 4 de noviembre, cuando Rabin recibió un disparo mortal después de dirigirse a la multitud en un mitin por la paz en 1995