Reseña y resumen de la película Addicted (2014)

La pelĂ­cula comienza con Zoe (Sharon Leal) saliendo de su automĂłvil vestida con un abrigo de pata de gallo ajustado y gafas de sol gigantes, caminando en cĂĄmara lenta hacia un edificio mientras los hombres se vuelven para mirarla con aprecio. Ella le devuelve la sonrisa. TambiĂ©n toca una misteriosa cicatriz en su muñeca. Va a conocer a un psiquiatra por primera vez. La psiquiatra (Tasha Smith, sirvienta en un papel ingrato) le pide a Zoe que cuente su historia. Zoe dice que su vida es perfecta, y nos invitan a un montaje de juegos de adivinanzas con su familia y sexo caliente desnudo con su esposo. (“Esa es mi alma gemela”, dice Zoe, mientras los vemos retorcerse en la cama, un momento involuntariamente cĂłmico.) El sexo caliente del marido es seguido por Zoe, que se cuela para ver pornografĂ­a en su computadora portĂĄtil y masturbarse. Masturbarse, en el mundo de los «adictos», es una señal de que algo anda muy mal en el matrimonio. Las cosas no son tan perfectas despuĂ©s de todo.

Zoe es una representante de artistas que tiene su propio negocio y estĂĄ obsesionada con contratar a un misterioso artista llamado Quinton Canosa (William Levy). Cuando se le pregunta por quĂ© ama su trabajo, esta mujer que se supone que tiene experiencia en arte, dice: «Sus cosas me agarran las entrañas, Âżsabes?» Los dos se encuentran lindos en una galerĂ­a, y Ă©l le sonrĂ­e de manera significativa, instantĂĄneamente mirĂĄndola en el dormitorio, y ella se sonroja y actĂșa de una manera inquieta pero disponible. Antes de que te des cuenta, tienen sexo en su fabuloso estudio privado, asĂ­ como en un almacĂ©n vacĂ­o donde Ă©l le muestra un mural en el que ha estado trabajando durante años («Nunca le he mostrado esto a nadie», le dice entre lĂĄgrimas. de vulnerabilidad en sus ojos.) Zoe comienza a acercarse sigilosamente a su esposo, y las cosas con Quinton rĂĄpidamente se vuelven demasiado para ella. No solo sigue en un estado de desnudez, tentĂĄndola con sus abdominales duros como una roca, sino que tambiĂ©n es tierno y maltratado.

El guión, de Ernie Barbarash y Christine Welsh, es a la vez totalmente en la nariz y totalmente desordenado. Zoe se precipita a los brazos de sus diversos amantes, descuidando a su esposo (Boris Kodjoe) e hijos, complaciéndose con la novedad de sus conquistas, y todo se presenta lo mås sexualizado y erótico posible. El sexo es gråfico, pero al estilo de «Red Shoe Diaries». Pero «Addicted» también quiere avergonzar y contener a Zoe al introducir un lenguaje de 12 pasos y una historia de fondo que «explica» su comportamiento. Todo se siente rígido e impuesto, como si «Addicted» de repente recordara que quiere ser una película de la semana para toda la vida que tenga una lección para todos nosotros, en lugar de la erótica que sabe que quiere excitarte y que no tiene låstima de eso.

Deja un comentario