Reseña y resumen de la película After The Fall (2014)

Como en la obra de Malick, el agua es un motivo visual comĂșn en “DespuĂ©s de la caĂ­da”, excepto que aquĂ­ estĂĄ representada por ese sĂ­mbolo del privilegio suburbano, la piscina. Ben Scanlon (Wes Bentley) instalĂł la piscina con la esperanza de que aumentara el valor de la propiedad en la casa de Nuevo MĂ©xico que comparte con su esposa, Susan (Vinessa Shaw) e hijos. La cĂĄmara impregna la piscina con todo tipo de sĂ­mbolos, primero en tomas onĂ­ricas de Ben y las extremidades desnudas de sus hijos ondeando bajo el agua, luego en una secuencia en la que Ben intenta clorarse hasta morir. El prĂ©stamo para mejoras en el hogar que Ben obtuvo para esta trampa mortal acuosa lleva la trama al crimen y al intento de suicidio.

Todas las mañanas Ben finge ir a un trabajo de ajustador de seguros del que fue despedido. Nunca se le ve buscando empleo activamente, y no se le ocurre que su astucia serĂĄ descubierta. En cambio, estudia casos cerrados con la esperanza de que su empleador lo vuelva a contratar. “¡Ya ni siquiera trabajas aquĂ­! El jefe de Ben le dice despuĂ©s de que Ben aparece con nuevos datos innecesarios sobre un caso. DespuĂ©s de convencer a suplicar por su trabajo, Ben se le muestra la puerta.

Ben perdió su trabajo porque creía que todos los que investigaba eran honestos, un punto de la trama que podría haber dado resultados satisfactorios si se hubiera explorado. «After the Fall» intenta retratar a Ben como un bastión de la honestidad moralista, pero recuerde, le ha estado mintiendo a su esposa desde los créditos iniciales. Si hubiera estado diciendo la verdad y le hubiera pedido a Susan que intentara regresar temporalmente a la fuerza laboral, o si hubiera pedido prestado dinero a su arrogante padrastro, esta película terminaría en 15 minutos. En cambio, Ben tiene un Meet Cute con el robo, y lo envía por un carril delictivo privado lleno de suspenso.

Ben tiene la idea de que puede mantener a su familia ilegalmente cuando se topa con una reuniĂłn ilĂ­cita de un agente de bienes raĂ­ces en la casa que ella muestra. El agente de bienes raĂ­ces y su hombre vigilado entregan inmediatamente sus billeteras (ayuda que Ben tenga un arma por razones demasiado estĂșpidas para explicar aquĂ­) y una bombilla se apaga por encima de la cabeza de Ben. Pronto Ben roba tiendas de conveniencia, estaciones de servicio y la libra donde el hombre del repositorio recogiĂł su automĂłvil. Susan ya no es mĂĄs inteligente, a pesar de que estos pequeños robos apenas apoyan el estilo de vida al que los Scanlon se han acostumbrado.

Deja un comentario