Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula Bizancio (2013)

Ronan y Jones nos llevan a trav√©s de los tiernos ritos, se√Īales cruzadas y aspiraciones del amor joven. Es un retrato deliciosamente dulce y triste de dos marginados desesperados que buscan una conexi√≥n. A diferencia de Eleanor, Frank puede no haber pasado cientos de a√Īos manteni√©ndose alejado de la gente, pero a pesar de toda su angustia, bien podr√≠an haber sido mil. Jordan deja respirar estos momentos y sus actores no buscan las notas, simplemente las encuentran en los ojos del otro.

Despu√©s de las magistrales adaptaciones suecas y estadounidenses de la novela de John Adjvide Lindquist ¬ęLet the Good In¬Ľ, es una sorpresa ver c√≥mo ¬ęByzantium¬Ľ pisa su terreno y lo extiende a√ļn m√°s al mundo de los adultos. El romance adolescente tiene lugar en un contexto de adultos que se enfrentan constantemente a elecciones y sacrificios atroces. La historia de Buffini se profundiza a medida que se desarrolla, poniendo la aparente imprudencia y el ego√≠smo psicop√°tico de Clara bajo una luz diferente. La red de demonios de un anciano la acecha, esperando que cometa alguna ofensa como excusa para poner fin a su membres√≠a y as√≠ terminar con la inmortalidad de ella y Eleanor. (Si Hillary Clinton ya tiene una pel√≠cula de vampiros favorita, ¬ęByzantium¬Ľ la reemplazar√°).

¬ęByzantium¬Ľ rechaza un m√©todo popular de establecer el realismo en las pel√≠culas de escape recientes: grabar la acci√≥n con m√ļltiples c√°maras port√°tiles, como una pelea callejera capturada por varios iPhones. Mientras aprovechan las texturas de lugares alterados del mundo real tan sabrosos como el realista del fregadero de la cocina Ken Loach, Jordan y Bobbit se apegan a movimientos elegantes y equilibrados y una edici√≥n cl√°sica que hace que incluso la persecuci√≥n de un pie lleno de baches parezca un vals. La paleta de colores de √≥xido, verde azulado y blanco tiza resalta un alivio inquietante e inspirador. La p√©sima puntuaci√≥n de Javier Navarette es la guinda del pastel.

Entonces, dada toda la emoci√≥n expresada anteriormente, ¬Ņpor qu√© culpo a esta pel√≠cula por una media estrella en lugar de incluso darle cuatro? Bueno, la violencia. Jim Carrey renunci√≥ recientemente a su participaci√≥n en el pr√≥ximo festival de violencia ¬ęKick-Ass 2¬Ľ, citando un ¬ęcambio de opini√≥n¬Ľ a ra√≠z de los asesinatos de Sandy Hook. Siento el mismo lamento enfermizo frente a las gr√°ficas decapitaciones y las gargantas de ¬ęBizancio¬Ľ. Es una forma grosera de enojar a la audiencia, considerando la delicadeza de Jordan.

No es solo que las personas que se involucran en tales trampas puedan abrir su apetito m√°s directamente al ver masacres reales en YouTube. La violencia pornogr√°fica abunda en las pel√≠culas desde finales de la d√©cada de 1960, y es una de esas aburridas reliquias que podr√≠an seguir f√°cilmente a Stepin Fetchit y a los personajes casados ‚Äč‚Äčen camas separadas. Cineastas sin arte ni imaginaci√≥n y con presupuestos generosos lo utilizan desesperadamente. Por supuesto, Jordan lo usa aqu√≠ con mucho m√°s arte, a menudo en respuesta a las emociones de la √≥pera, como cuando coloca una cabeza cortada en una escalera para un momento conmovedor (por un poco de iron√≠a, po√©tico a la Paul Verhoeven). Los espectadores que inevitablemente distinguir√°n las inconsistencias en la trama de esta pel√≠cula sin notar sus elegantes curvas ver√°n los asesinatos como los puntos brillantes de la pel√≠cula, por lo que puede haber tenido sentido incluirlos comercialmente. Pero sigue siendo demasiado barato para lo que cuesta animar a una multitud ya de por s√≠ grosera a ver la matanza humana con un bostezo de carnicero.

Lamento ir por la tangente, pero ¬ęBizancio¬Ľ es el tipo de pel√≠cula que provoca una sensibilidad tan extra√Īa. Es un recordatorio de que incluso las fantas√≠as de escape alcanzan la vida real, ya sea para dar o para robar.

Deja un comentario