Reseña y resumen de la pelĂ­cula Child’s Play (1988)

«Child’s Play» es una pelĂ­cula de terror alegremente enĂ©rgica de la escuela del slam-bang, pero mĂĄs suave e inteligente que la mayorĂ­a, sobre un muñeco malvado llamado Charles Lee Ray, o «Chucky». Esta muñeca estaba poseĂ­da por la mente y el alma del Lake Shore Strangler, un asesino en masa de Chicago que estudiĂł vudĂș con un mago negro. DespuĂ©s de que un policĂ­a le dispara al Estrangulador y lo deja por muerto en una tienda de juguetes, reĂșne la energĂ­a suficiente para pronunciar un encantamiento vudĂș, despuĂ©s del cual nubes siniestras se elevan en el cielo y un rayo cae sobre la tienda, causando una de las muchas grandes explosiones en este pelĂ­cula.

Corte a Karen Barclay (Catherine Hicks), una viuda que trabaja como vendedora en Carson Pirie Scott. Su hijo quiere un nuevo tipo de muñeca que ha visto en la televisión, pero ella no puede pagar el precio de $ 100, así que compra una barata a un vendedor ambulante del callejón. No hay premios por adivinar qué estrangulador de Lake Shore poseía esta muñeca.

Una vez que Chucky, el muñeco, estĂĄ en casa, permanece en silencio con los adultos, pero se hace amigo del hijo de Karen, Andy (Alex Vincent). Chucky le pide a Andy que le haga un favor, como llevarlo por la sala de estar para que pueda ver la explosiĂłn de la jugueterĂ­a en las noticias de Ășltima hora. Y cuando la niñera siente curiosidad, Chucky le clava una garra de martillo entre las cejas y la envĂ­a a travĂ©s de una ventana al piso muy abajo.

Nota de la película: La escena del martillo de garra es un estudio de caso de la falsa alarma, una característica båsica en todas las películas de terror del subgénero Mad Slasher. Siempre que hay un susto, y el susto resulta ser cero, la película toma un ritmo y luego golpea con el susto real.

¿Qué es ese ruido detrås del soporte de la planta? Entremos y veamos.

Suavemente. . . . ÂĄAh, no hay nada ahĂ­! Alivio. ÂĄY luego viene el Whammo! Momento.

La prĂłxima vez que vea una de estas pelĂ­culas, espere la falsa alarma y luego comience la cuenta regresiva en el momento exacto en que escuche el suspiro de alivio. ÂĄEl Whammo! El tiempo suele llegar a la cuenta de cuatro.

Deja un comentario