Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula de Flandes (2007)

La pel√≠cula se desarrolla durante una estaci√≥n fr√≠a y p√°lida, febrero o marzo, en esta parte rural de B√©lgica que vio algunos de los combates m√°s brutales de la Primera Guerra Mundial. Ocurre hoy en d√≠a cuando el arado del tractor termina con la tierra con algo de la materia blanca calc√°rea que podr√≠an haber sido huesos. Se trata principalmente de Barbe (Ad√©la√Įde Leroux), una chica delgada y sin sonrisa; Demester (Samuel Boidin), un trabajador agr√≠cola pasivo, y Blondel (Henri Cretel), tambi√©n un trabajador agr√≠cola, tan limitado que acepta el silencio vac√≠o de Demester como compa√Ī√≠a.

Demester se apoya en una valla, con los ojos fijos en los campos. Barbe se acerca a √©l. ¬ę¬ŅHa recibido su carta? ¬Ľ ella pide. Lo hizo, llam√°ndolo a la guerra. ¬ę¬ŅVas el lunes?¬Ľ El asiente. ¬ę¬ŅVamos?¬Ľ El asiente. Cruzan los campos, se acuestan en un seto y hacen el amor con la eficiencia de los erizos. No es tan bueno para ella como para √©l, porque, huelga decirlo, nunca ha sido bueno para ninguno de ellos.

Un grupo se re√ļne en una taberna rural. Ni siquiera se emborrachan. Beben su cerveza a conciencia. Demester se niega a aceptar que √©l y Barbe sean ¬ęuna pareja¬Ľ. Deja la mesa y toma a Blondel. Le mostrar√°. Pero Demester no reacciona mucho, Blondel no parece haber ganado nada, Barbe no parece pensar que haya hecho gran cosa.

Demester, Blondel y otros lugare√Īos son transportados en camiones para ser enviados a una guerra sin nombre en una tierra sin nombre. Cometen atrocidades, son ellos mismos v√≠ctimas de experiencias horribles e indescriptibles. Demester, que sobrevive, regresa. Mientras tanto, Barbe ha tenido un aborto, ha pasado un tiempo en un hospital psiqui√°trico y est√° de vuelta en la granja. Vuelven a tener sexo. ¬ęTe amo¬Ľ, dijo Demester. Estas son las palabras m√°s tristes de la pel√≠cula.

Esta pel√≠cula tiene pocos placeres tangibles, como algunas tomas oscuras de Demester caminando hacia un campo. Su realizaci√≥n es te√≥rica. Quiere retratar vidas sin curiosidad, sin introspecci√≥n y sin esperanza. Observ√© con triste preocupaci√≥n. Lo admiro m√°s hoy que ayer cuando lo vi. Yo nunca lo amar√©. Me imagino mostr√°ndolo a una clase de cine y confrontando la mirada insegura de los alumnos: ¬Ņqu√© ‚Äúobra maestra‚ÄĚ abandonada les hab√≠a impuesto? ¬ŅC√≥mo podr√≠a defenderlo?

Deja un comentario