Que de Series Peliculas Reseña y resumen de la película Die Hard (1988)

Reseña y resumen de la película Die Hard (1988)

Ellos también son un grupo multinacional, liderado por un alemån llamado Hans Gruber (Alan Rickman) que estå bien vestido, tiene una barba bien recortada, habla como un intelectual y se cree superior a la gentuza con la que necesita asociarse. Tiene un plan que fue diseñado con precisión mecånica que involucra el robo de millones de dólares en bonos negociables, y no fue hasta que Willis comenzó a causar problemas que se vio obligado a tomar como rehenes a los empleados de Nakatomi.

Los terroristas son hĂĄbiles y estĂĄn bien armados, y hay muchos de ellos. La estrategia de Willis es mantenerlos desprevenidos con ataques de rayos desde su escondite en un piso superior del edificio que aĂșn estĂĄ en construcciĂłn. Esta toma implica el despliegue de una gran cantidad de acrobacias y efectos especiales, como cuando Willis se balancea a travĂ©s de un cristal al final de una cuerda de fuego o cuando deja caer explosivos plĂĄsticos en la jaula.

Técnicamente, hay mucho que decir sobre «Die Hard». Es cuando llegamos a algunos de los adornos innecesarios de la historia que la película se dispara en el pie. Willis permanece en constante contacto por radio con un oficial de policía en el campo (Reginald Veljohnson) que trata de mantener la moral alta. Pero luego los realizadores introducen un personaje adicional gratuito e innecesario: el subjefe de policía (Paul Gleason), que duda de que el tipo al otro lado de la radio sea realmente un policía de Nueva York.

Hasta donde yo sĂ©, el subdirector estĂĄ en la pelĂ­cula con un propĂłsito: equivocarse constantemente en cada paso del camino y proporcionar un falso contrapunto al progreso de Willis. El personaje es tan deliberadamente inĂștil, tan estĂșpido, tanto producto del estĂșpido sĂ­ndrome de la trama, que por sĂ­ solo, socava con Ă©xito la Ășltima mitad de la pelĂ­cula. Thrillers como este tienen que ser mĂĄquinas bien engrasadas, sin tiempo perdido. Las interrupciones inapropiadas y equivocadas revelan la naturaleza frĂĄgil de la trama y evitan que funcione.

Sin el subdirector y todo lo que representa, «Die Hard» habría sido un thriller mås que aceptable. Con él, es un desastre, y es una pena, ya que la película tiene algunos efectos especiales superiores, acrobacias increíbles y buenas actuaciones, especialmente de Rickman como terrorista. Aquí hay una sugerencia para los amantes de la adrenalina: no puedes equivocarte si todos los personajes de tu película son al menos tan inteligentes como la mayoría de los personajes de tu audiencia.

Deja un comentario

Related Post