Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula El Dec√°logo (1988)

Hicieron 10 pel√≠culas de una hora cada una para la televisi√≥n polaca. La serie se estren√≥ a fines de la d√©cada de 1980, se represent√≥ en Venecia y en otros festivales de cine y obtuvo elogios extraordinarios. Pero la forma era desagradable para una proyecci√≥n teatral (¬Ņle pides a la audiencia que se siente durante 10 horas o que venga a cinco sesiones de dos horas?), Y ¬ęEl Dec√°logo¬Ľ nunca ha tenido un estreno teatral estadounidense ordinario. est√° disponible aqu√≠ en video. Ahora finalmente se lanza en Norteam√©rica en casetes y discos DVD.

Di una clase sobre ‚ÄúEl Dec√°logo‚ÄĚ hace unos a√Īos, usando cintas de Inglaterra, y descubr√≠ que est√°bamos perdiendo mucho tiempo tratando de hacer coincidir las pel√≠culas y los mandamientos. No existe una correlaci√≥n uno a uno; algunas pel√≠culas abordan m√°s de un mandamiento, y otras involucran todo el sistema √©tico sugerido por los mandamientos. Estas no son ilustraciones simplistas de las reglas, sino historias que involucran a personas reales en la complejidad de los problemas reales.

Todas las historias involucran a personajes que viven en el mismo complejo de apartamentos en Varsovia. Nos familiarizamos con el dise√Īo e incluso vislumbramos personajes de una historia con el tel√≥n de fondo de otras, por ejemplo, compartiendo el ascensor. Hay un joven que aparece en ocho de ellos, un espectador solemne que nunca dice nada pero que a veces pone una mirada triste. Pens√© que podr√≠a representar a Cristo, pero Kieslowski, en un ensayo sobre la serie, dice: ‚ÄúNo s√© qui√©n es; solo un chico que viene y nos mira, nuestras vidas. No est√° muy contento con nosotros. Los directores se caracterizan por no comprender el significado de sus im√°genes. Me gusta la teor√≠a de Annette Insdorf, en su precioso libro sobre Kieslowski, Double Lives, Second Chances; compara al observador con los √°ngeles de ¬ęWings of Desire¬Ľ de Wim Wenders, que son una ¬ęmirada pura¬Ľ, capaces ¬ęde registrar la locura y el sufrimiento humanos, pero incapaces de alterar el curso de la vida que presencian¬Ľ.

Las 10 pel√≠culas no son abstracciones filos√≥ficas sino historias personales que nos involucran de inmediato; Apenas me mov√≠ durante algunos de ellos. Despu√©s de ver la serie, Stanley Kubrick observ√≥ que Kieslowski y Piesiewicz ¬ętienen la rara habilidad de dramatizar sus ideas en lugar de simplemente hablar de ellas¬Ľ. Absolutamente. No hay un momento en el que los personajes hablen de mandamientos espec√≠ficos o cuestiones morales. En cambio, est√°n absortos en tratar de hacer frente a los desaf√≠os √©ticos de la vida real.

Piense en la hero√≠na del ‚ÄúDec√°logo 2‚ÄĚ, que quiere que un m√©dico le diga si su marido enfermo vivir√° o morir√°. El m√©dico, brusco y solitario, se muestra casi cruelmente distante con ella; se resiste a que le pidan que juegue a ser Dios. La mujer explica por qu√© necesita saberlo: est√° embarazada del hijo de otro hombre. Su marido no es f√©rtil. Si √©l quiere vivir, ella abortar√°. Si va a morir, ella tendr√° el beb√©.

Deja un comentario