Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula El hombre de acero (2013)

Las escenas m√°s impactantes muestran al joven Superman luchando por dar sentido a los poderes que no puede mostrar por temor a ser llamado monstruo o monstruo. Una de las primeras secuencias muestra al joven Clark escapando durante una lecci√≥n en la escuela porque est√° abrumado por los datos que sus s√ļper sentidos han absorbido en su cerebro. Cuando mira a sus compa√Īeros y profesores, ve sus huesos, venas y √≥rganos a trav√©s de su piel, y como no domina el arte de filtrar el sonido, escucha una cacofon√≠a de voces en sus o√≠dos, como el gorgoteo de una multitud en un juego de pelota. Hay un toque de ¬ęLos Incre√≠bles¬Ľ en las escenas de Jonathan Kent sobre por qu√© Clark no puede revelar el alcance total de su singularidad. Costner se ve excelente en estos momentos, proyectando una decencia al estilo de Old Movie que puede recordar a los fan√°ticos su actuaci√≥n en ¬ęField of Dreams¬Ľ. (Es como si Ray Kinsella, el hijo adulto de ¬ęDreams¬Ľ, se hubiera convertido en su padre, un √≠cono de la ternura, pero con ojos tristes y misteriosos; ¬ędesgastado por la vida¬Ľ, como Ray describi√≥ su propio pop. ) Cuando Clark, que ha pasado a√Īos en un barco de pesca mientras luce una barba de ¬ęTormenta Perfecta¬Ľ, se dirige al norte y consigue su propia plataforma, la Fortaleza de la Soledad, adquiere un segundo padre, su padre biol√≥gico Jor-El. Supes, el anciano, se convierte en Obi-Wan en tiempo presente, aconsejando y discutiendo con Clark (¬°y m√°s tarde, Zod!).

Todas estas son cosas buenas, aunque se hizo con menos ostentaci√≥n en la serie de televisi√≥n ¬ęSmallville¬Ľ, pero todo esto es una configuraci√≥n para la segunda mitad de la pel√≠cula, que yuxtapone la transformaci√≥n de Clark en Superman con el regreso de Zod a la tierra en un misi√≥n de venganza y del mundo. edificio. Aqu√≠ es donde la pel√≠cula pierde algo. No es que lo que se muestra en la pantalla no implique: en su mayor parte, est√° muy bien hecho, aunque la paleta de colores apagados, el trabajo de c√°mara inestable y los conceptos de dise√Īo de segunda mano no ganar√°n ning√ļn premio por la originalidad. Me encanta la forma en que los cineastas asocian el abrazo de Superman con el destino que su padre adoptivo esperaba que resistiera y que Zod asumiera el papel del l√≠der guerrero visionario que Jor-El le neg√≥ en Krypton. Se pone a prueba la idea de que la pol√≠tica es personal. Zod no es tan divertido y burl√≥n en ¬ęEl hombre de acero¬Ľ como lo fue en ¬ęSuperman II¬Ľ, pero no est√° exento de humor, a veces sin darse cuenta. Shannon, una experta en proyectar una ira machista autodestructiva, hace que Zod sea menos un villano francamente que un antih√©roe tr√°gicamente equivocado. Hay momentos en que su rivalidad Clark / Superman recuerda la tensi√≥n entre Hawkeye y Magua en ¬ęEl √ļltimo de los mohicanos¬Ľ de Michael Mann, en el sentido de que el villano es solo un villano si lo miras a trav√©s de los ojos. De la gente que es. aplanadora. No respalda las acciones de Zod, pero comprende sus motivos. A su manera retorcida, intenta preservar y continuar el legado de un mundo desaparecido. Algo sobre la robusta actuaci√≥n de Boy Scout de Cavill sugiere que Superman entiende esto, que entiende a Zod aunque sabe que tiene que destruirlo. La lucha del h√©roe para no ceder a la ira y la mezquindad ante matones como Zod, para usar su poder para curar y salvar en lugar de destruir, se explora con m√°s delicadeza de lo que piensas.

No, el aspecto m√°s curioso e infeliz de la pel√≠cula, su tal√≥n de Aquiles, en realidad, es la forma en que minimiza o excluye a las mujeres. Puedes ver esta tendencia en la forma en que ¬ęMan of Steel¬Ľ maneja a Lois Lane (Amy Adams). Se la describe como una reportera competente, m√°s que en pel√≠culas anteriores, pero no detect√© mucha qu√≠mica entre ella y Clark, incluso teniendo en cuenta la presi√≥n imp√≠a a la que ambos est√°n sometidos. Mientras Clark lidia con sus demonios y los del mundo, descubre un complot del gobierno para ocultar evidencia de una nave espacial kryptoniana enterrada, luego pelea con su editor del Daily Planet, Perry White (Laurence Fishburne), por el derecho a publicar una historia que cree. para ser verdad pero no puede probarse. Hay momentos de coqueteo entre Lois y Clark, pero son raros, y no estoy convencido de que los eventos apocal√≠pticos que rodean a la pareja sean la √ļnica raz√≥n.

Deja un comentario