Reseña y resumen de la película El tesoro (2016)

La nueva imagen de Porumboiu «The Treasure» estå muy en línea con este modo pero también lo amplía, con resultados desarmadores y deliciosos. Es una especie de primera comedia en toda regla del director, y también es una especie de cuento de hadas. Tan pronto como comenzó la película, con el trabajador Costi (Toma Cuzin) convocando a Robin Hood para obtener el perdón de su hijo por recogerlo de la escuela, aparece la premisa temåtica no relacionada: el vecino de Costi, Adrian (Adrian Parcarescu) llama a la puerta y pide un préstamo de 800 euros. Costi no tiene dinero en efectivo, por lo que duda, pero pronto Adrian cuenta una historia intrigante: quiere el dinero para comprar un detector de metales para ir a buscar un tesoro enterrado en el patio de la casa de un padre en el campo.

Es una idea ridĂ­cula a primera vista, y la esposa de Costi lo insinĂșa tanto como se sientan en su cocina y lo discuten. El suelo de baldosas blancas de esta habitaciĂłn es idĂ©ntico al del apartamento de Adrian y recuerda la naturaleza mundana de la existencia de la pequeña burguesĂ­a de Bucarest; es como si todos vivieran en el set de «THX-1138». obligada a entregar el hallazgo a las autoridades, lo que permitirĂĄ al dĂșo tener el 30% de su valor. Costi pronto encuentra a un «experto» en detector de metales / bĂșsqueda del tesoro llamado Cornel (Corneliu Cozmei) que estĂĄ listo para tomar algunas esquinas y especialmente no denunciar a los chicos, y pronto estĂĄn en el pueblo de Islaz con picos, palas y un detector de metales cuyo El ruido molesto es un verdadero estĂ­mulo para sus prospectos.

Una vez allĂ­, los chicos descubren que buscar tesoros no es un picnic, y Porumboiu es meticuloso al describir el arduo trabajo y la silenciosa frustraciĂłn. En este punto, la pelĂ­cula encontrĂł un tono cĂłmico tranquilo, terriblemente seco y divertido. Tratando de ocultar sus actividades a su jefe, Costi acepta las sugerencias del hombre de que estĂĄ involucrado en una relaciĂłn extramarital, cuya admisiĂłn primero provoca la aprobaciĂłn del hombre y luego su leve desaprobaciĂłn. Es un buen material absurdo, algo que recuerda al trabajo de Aki KaurismĂ€ki, pero sin la loca fantasĂ­a de este cineasta. Sin embargo, es Ăștil ser una buena persona «Godot» si quieres apreciar las tensiones de empujarme / tirar de ti de la escena de excavaciĂłn.

Deja un comentario