Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula Fahrenheit 9/11 (2004)

Moore tambi√©n muestra a militares estadounidenses que aparentemente disfrutan de la guerra; tiene im√°genes de soldados usando t√©cnicas de tortura no en una prisi√≥n sino en el campo, donde encapuchan a un prisionero iraqu√≠, lo llaman ¬ęAli Baba¬Ľ y posan para videos mientras le tocan los genitales.

Moore aporta un nuevo impacto al material familiar a través de la forma en que organiza sus imágenes. Todos estamos familiarizados con la controversia electoral de 2000, que fue resuelta por la Corte Suprema de los Estados Unidos. Lo que nunca había visto antes eran imágenes de la ratificación de la elección de Bush por parte del Congreso de Estados Unidos. Se puede debatir una elección a solicitud de un senador y un representante; 10 representantes se levantan para impugnarlo, pero ni un solo senador. Como Moore muestra a los retadores, uno tras otro, uno no puede dejar de notar que son ocho mujeres negras, una mujer asiática y un hombre negro. Todos son silenciados por el presidente de la sesión conjunta del Congreso, el vicepresidente Al Gore. La urgencia y la futilidad del escenario despiertan viejos sentimientos en quienes creen que Bush es un presidente ilegítimo.

¬ęFahrenheit 9/11¬Ľ comienza con una nota similar a las pel√≠culas anteriores de Moore, como ¬ęRoger & Me¬Ľ y ¬ęBowling For Columbine¬Ľ. Moore, como narrador, aporta humor y sarcasmo a sus comentarios y, a veces, aparece en pantalla en un papel de t√°bano.

Es el viejo Moore, por ejemplo, cuando trae a un infante de marina que se neg√≥ a regresar a Irak; juntos, chocan con miembros del Congreso, inst√°ndolos a alistar a sus hijos en el servicio. Y hace un buen uso de las im√°genes sinceras, incluido un extra√Īo video de Bush practicando expresiones faciales antes de transmitir en vivo su discurso a la naci√≥n el 11 de septiembre.

Aparentemente, Bush y otros en su administraci√≥n no saben lo que saben todos los periodistas de televisi√≥n, que una imagen satelital puede transmitirse en vivo antes de que tengan la se√Īal para comenzar a hablar. Esto explica las im√°genes desconcertantes del subsecretario de Defensa Paul Wolfowitz moj√°ndose el peine de bolsillo en la boca antes de alisarse el cabello. Cuando no lo hace, escupe en su mano y se la limpia. Si su madre est√° viva, espero por √©l que no vea esta pel√≠cula.

Esas escenas son típicas del Moore clásico, y toman a sus sujetos con la guardia baja. Pero su película se vuelve cada vez más oscura y Moore desaparece en gran medida, ya que se centra en personas como Lila Lipscomb, de la ciudad natal de Moore en Flint, Michigan; lee una carta de su hijo, escrita unos días antes de que lo mataran en Irak. Insta a su familia a trabajar por la derrota de Bush.

Deja un comentario

El d√≠a del delf√≠n (1973) rese√Īa de la pel√≠cula

Con estas deficiencias puramente dramáticas, creo que deberíamos equilibrar el tratamiento verdaderamente excelente de la película a los delfines. Después de ver a los delfines reales en la película obedecer

As√≠ que me cas√© con un asesino con hacha (1993) rese√Īa de la pel√≠cula

El viejo Stuart, flem√°tico y sin embargo excitable detr√°s de sus gruesos lentes, es franco hasta el punto de ser agredido verbalmente. Es particularmente cruel, por ejemplo, con la cabeza

Rese√Īa de la pel√≠cula Los ni√Īos de MacArthur (1985)

Los ni√Īos est√°n en quinto grado. No lloraron cuando se anunci√≥ la rendici√≥n, aunque s√≠ lo hizo su maestra. Es un poco dif√≠cil decir exactamente c√≥mo se sintieron. Hay una