Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula Francia (2021)

Una y otra vez, Dumont nos recuerda lo poco que piensa de Francia. Su pecado capital no es que sea demasiado buena en su trabajo, aunque eso tambi√©n la convierte en un objetivo obvio para nuestro desprecio. Lo que realmente hace de Francia un t√≠pico m√°rtir de Dumont es que no tiene idea de lo que realmente hace su trabajo, y el punto de vista antinaturalmente descalificado y degradante que confirma, tan despreciable: que los medios nos han hecho aceptar que es normal ver el mundo. en t√©rminos simplistas y amistosos. Francia es un producto de este sistema y, en √ļltima instancia, nunca cambiar√° realmente porque, una vez m√°s, no tiene idea de c√≥mo afrontarlo. Au contraire, elle continuera sans le vouloir √† rabaisser ses sujets d’interview et √† insulter son public simplement parce qu’elle n’est jamais vraiment sortie de son cercle d’influence, peu importe le nombre de crises personnelles et publiques qui menacent la Francia. Alan Partridge, no lo es.

Como de costumbre, Dumont es un director más interesante que el guionista, especialmente cuando bloquea y se aferra a una toma el tiempo suficiente para sugerir que están sucediendo muchas más cosas de las que sus viles personajes en pantalla podrían decir, sin hablar de lo que él dijo. es consciente de. Una vez más: pasar tanto tiempo con Francia, un personaje siempre vacío, suele ser agotador.

La vida interior y las cualidades de Francia son evocadas solo por la actuaci√≥n t√≠picamente sensible de Seydoux. Porque cada vez que Francia casi ve un lado potencialmente desagradable de s√≠ misma, se distrae con facilitadores generales que la mantienen consciente de s√≠ misma, pero ajena. En una escena posterior, Lou intenta consolar a Francia dici√©ndole que ella es un ¬ęicono¬Ľ y que los iconos est√°n ¬ęhechos de barro¬Ľ. Es el punto solipsista que Dumont da la vuelta a Francia a lo largo de ‚ÄúFrancia‚ÄĚ, y con una variaci√≥n insignificante. En teor√≠a, este tipo de autovictimizaci√≥n podr√≠a ser divertido; en esta realidad, no tanto.

Ahora jugando en cines selectos.

Deja un comentario