Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula French Cancan (1954)

Mientras tanto, la construcción del Moulin Rouge avanza, a pesar de los disturbios; Llega un funcionario del gobierno para la dedicación de las nuevas fundaciones, y Lola, furiosa al encontrar a Nini allí, lo ataca. El resultado es una de esas escenas de películas de tabernas occidentales tan queridas en las que todos en la sala se unen inexplicablemente y comienzan a golpearse entre sí. Danglard termina siendo empujado a un pozo.

Toda su atenci√≥n ahora est√° dedicada a realizar audiciones y prepararse para un espect√°culo. Un gran encanto entra en la persona de una antigua entrenadora de baile (Lydia Jeanson), que bailaba el canc√°n como una ni√Īa y ahora ense√Īa las esperanzas que reclut√≥ Danglard. Aunque hab√≠a asistido al Moulin Rouge antes, como un estudiante que buscaba el pecado, ve√≠a el can-can m√°s como un espect√°culo que como un esfuerzo, y estos ensayos establecen cu√°n duro es el trabajo.

Dos de las mejores secuencias de la pel√≠cula tienen lugar entre bastidores la noche del estreno. Uno involucra a Nini d√°ndose cuenta de que el despiadado Danglard, despu√©s de haber explotado a su pr√≠ncipe, todav√≠a tiene un ojo errante. El otro involucra drama cuando se encierra en su camerino y amenaza con el gran n√ļmero de canc√°n de la noche. Ninguna oraci√≥n la conmover√°, ni siquiera la de su madre. Luego, Danglard termina y da un discurso extraordinario, diferente a todo lo que ha dicho antes, en el que le explica a Nini que bagatelas como el amor y el dinero no significan nada para un int√©rprete real. Para una persona as√≠, nada importa m√°s que ganarse la voluntad del p√ļblico montando un espect√°culo. Me imagino a Ethel Merman dando un discurso as√≠, pero de boca de Jean Gabin, quien probablemente interpret√≥ a m√°s asesinos que cualquier otra cosa, son incre√≠bles. Tenemos la impresi√≥n de que Gabin, y a trav√©s de √©l Renoir, habla con el coraz√≥n.

Esta compulsi√≥n de continuar el programa es lo que impulsa a ¬ęFrench Cancan¬Ľ y ayuda a explicar por qu√© es m√°s ficticio que un musical m√°s rutinario (como, oh, di ¬ęNo hay negocio como el espect√°culo, negocio¬Ľ). Es un musical y una comedia, pero es algo m√°s, el retrato de un empresario para quien abrir el teatro y producir un espect√°culo son los mayores objetivos de la vida.

Gabin tiene una escena tard√≠a mientras est√° detr√°s del escenario, desplomado exhausto en una gran silla de utiler√≠a, escuchando a la orquesta y los aplausos detr√°s de la cortina. Levanta las manos como para dirigir, y nos damos cuenta de que es tan feliz como lo ser√° en su vida, o como espera serlo alguna vez. Curiosamente, me record√≥ una escena que tuvo en ¬ęTouchez pas au grisbi¬Ľ de Jacques Backer, una pel√≠cula que tambi√©n rod√≥ en 1954. En esta, como l√≠der de una pandilla fallida, est√° solo en una obra de teatro y tiene un mon√≥logo sobre un amigo ingrato que lo defraud√≥: ¬ęNo hay un diente en su cabeza que no me haya costado un bulto¬Ľ. Una se√Īal de un gran actor es cuando puede estar solo en la pantalla, sin hacer casi nada y produciendo uno de los momentos decisivos de una pel√≠cula.

¬ęFrench Cancan¬Ľ se est√° transmitiendo en Hulu y los DVD Criterion. Tambi√©n en mi colecci√≥n Great Movies: ¬ęGrand Illusion¬Ľ, ¬ęRules of the Game¬Ľ y ¬ęDon’t Touch the Grisbi¬Ľ.

Deja un comentario