Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula French Kiss (1995)

Kate no puede ir con √©l porque tiene tanto miedo de volar que se perdi√≥ la escuela de trauma. Unos d√≠as despu√©s, Charlie llama a Kate y le dice (en una escena singularmente poco convincente y mal escrita) que no puede casarse con ella porque ha encontrado a la mujer de sus sue√Īos.

Kate ahora supera sus miedos y vuela a Francia para recuperar a Charlie. En el avión, conoce a Luc (Kevin Kline), un ladrón de joyas francés sin afeitar que esconde un brazalete de diamantes en su equipaje y luego tiene que seguirla por Francia para recuperarlo. Como excusa, dice que la ayudará a recuperar a su hombre, pero en el camino, por supuesto, se enamoran y tenemos que esperar hasta que se den cuenta.

Doris Day podría haber hecho esta película. Probablemente lo hizo. Y le habría aportado las mismas cualidades que Ryan: coraje, vulnerabilidad y encanto. Solo el carisma de Ryan y Kline hace que ciertas escenas funcionen, y en cuanto a la relación de Hutton con la diosa (Susan Anbeh), es todo menos inexplicable. Ninguna mujer francesa con dinero, crianza, una apariencia de modelo de clase mundial y cabello grande está muy interesada en casarse con un médico estadounidense, especialmente con un médico sin conversación.

A√ļn as√≠, la pel√≠cula no est√° exenta de encanto. Tiene lugar principalmente en Par√≠s y Cannes, dos de las ciudades m√°s fotog√©nicas del mundo, y la cinematograf√≠a de Owen Roizman hace el amor con los lugares.

Ryan hace un trabajo impresionante con la antigua escena de transformaci√≥n, pasando de una oruga a una mariposa al deshacerse de sus ch√°ndales y ponerse uno de esos vestidos de dise√Īador franc√©s que parecen papel de regalo sexual. Y Kline maneja un acento franc√©s plausible, aunque el orden de las palabras suele ser ingl√©s, un indicio. (La pel√≠cula proporciona otro ejemplo m√°s del principio del bigote de Kevin Kline, quien observa que Kline siempre usa vello facial cuando juega tonter√≠as como esta, pero se afeita para papeles serios). La pel√≠cula quiere divertirse con las nacionalidades. Esto nos da una arrogante trabajadora hotelera francesa y un polic√≠a franc√©s despreocupado, y cuando Ryan tiene problemas con su pasaporte (no es del todo canadiense o estadounidense) tiene que lidiar con canadienses y estadounidenses.

Deja un comentario