Reseña y resumen de la película Invasion (2007)

¿Y «La Invasión»? Uno de los seres extraterrestres argumenta de manera convincente que si todos fueran como ellos, no habría guerra en Irak, no habría genocidio en Darfur, no habría conflicto en general, supongo, aunque no parecen tener mucha opinión sobre el calentamiento global. No tengo idea de qué piensa la película, si es que piensa alguna, sobre Irak, que se menciona con tanta frecuencia, pero podría ser un ataque velado a las sectas que exigen un cumplimiento inquebrantable de sus miembros. ¿Qué cultos? No sé.

En las cuatro películas, las esporas alienígenas llegan a la Tierra desde el espacio. En las primeras películas, toman la forma de vainas, que parecen guisantes de nieve marrones muy grandes. Después de la película de Kaufman, algunos espectadores se quejaron de que no podían creer que los extraterrestres pudieran llevar estas cåpsulas por todo San Francisco, a lo que la respuesta obvia es: ¿Esperas que una película titulada «Invasion of the Body Snatchers» sea plausible?

En la nueva versiĂłn de Oliver Hirschbiegel, las esporas se superponen en un transbordador espacial que regresa y se estrella y esparce los escombros de Dallas a Washington. Cualquiera que toque los escombros contrae la infecciĂłn, que luego se propaga a travĂ©s del intercambio de vĂłmitos (en mĂĄs formas de las que imagina). En Washington, una psiquiatra llamada Carol (Nicole Kidman) tiene un paciente que se queja: “Mi esposo ya no es mi esposo.

Las versiones de esta lĂ­nea cumplen su funciĂłn en las cuatro pelĂ­culas. Las vainas se parecen a las personas que ocupan y tienen los mismos recuerdos (“¿Recuerdas Colorado?”), Pero caminan como muñecos con artritis, excepto cuando corren como zombis.

El ex marido de Carol, Tucker (Jeremy Northam) es un experto en control de enfermedades que estĂĄ infectado y, despuĂ©s de cuatro años, de repente quiere empezar a pasar tiempo con su hijo Oliver (Jackson Bond). El pequeño Oliver le envĂ­a un mensaje de texto a su mamĂĄ para decirle que su papĂĄ es
 diferente. El buen amigo actual de Carol es un mĂ©dico llamado Ben (Daniel Craig), que es uno de los muchos que ha notado un nuevo «virus de la gripe» que se propaga por todo el paĂ­s.

Su colega, un investigador llamado Dr. Galeano (Jeffrey Wright), obtiene una muestra del virus, y en una actuaciĂłn que serĂ­a la envidia de todo cientĂ­fico desde Galileo, lo mira a travĂ©s de un microscopio y le explica casi de inmediato de quĂ© se trata. cĂłmo se reproduce a sĂ­ mismo, cĂłmo se hace cargo cuando nos dormimos y (aparentemente, solo uno o dos dĂ­as despuĂ©s) cĂłmo vencerlo con un anticuerpo que aparentemente se puede producir tan rĂĄpido y en tales cantidades que se puede rociar con rociadores. . En este punto, la pelĂ­cula ha perdido toda coherencia, sin mencionar una escena en la que un helicĂłptero aterriza en lo alto de un rascacielos en Washington, donde la ley federal decreta que ningĂșn edificio puede ser mĂĄs alto que el Capitolio.

Deja un comentario