Reseña y resumen de la película La casa de cristal (2001)

La pelĂ­cula fue dirigida por el veterano de la televisiĂłn Daniel Sackheim, quien ha trabajado en «ER», «Expediente X», «Ley y orden» y otras series mĂĄs inteligentes que esta. EstĂĄ protagonizada por Leelee Sobieski, una de las mejores actrices jĂłvenes, como Ruby Baker, quien, junto con su hermano pequeño, Rhett (Trevor Morgan), queda huĂ©rfano cuando sus padres mueren en un accidente automovilĂ­stico. El abogado de la familia (Bruce Dern) explica que los padres habĂ­an hecho arreglos para que sus amigos cercanos Erin y Terry Glass fueran sus tutores en caso de una tragedia, y pronto los niños se mudarĂĄn a la gran casa de cristal de los Glass (uh huh). lo cual es lujoso, aunque Ruby y Rhett son un poco mayores para compartir la misma habitaciĂłn. Es un detalle asĂ­ que nos resulta molesto. ÂżPor quĂ© los Gafas, que tienen acres de espacio habitable en la cima de una colina en MalibĂș, pondrĂ­an a los niños en una habitaciĂłn? Teniendo en cuenta los planes a largo plazo de las gafas, Âżpor quĂ© no hacer que los niños sean lo mĂĄs felices posible? Hay una especie de thriller en el que los eventos se desarrollan como podrĂ­an ser en la vida real, y tenemos que decidir en quĂ© direcciĂłn tomarlos, y otro tipo de thriller, ese gĂ©nero, donde los eventos se desarrollan como una serie de inquietantes presagios reales y falsas alarmas. y aguijones de la mĂșsica en la banda sonora. El primer tipo de thriller es una pelĂ­cula, el segundo es un ejercicio tĂ©cnico.

Lo que entristece a «The Glass House» es que se han desperdiciado recursos. Diane Lane y Stellan Skarsgard, como Gafas, son tan buenos en «escenas realistas» reducidas que nos avergonzamos cuando tienen que exagerar y dejar todo absolutamente claro para los lectores lentos de la audiencia. Sobieski va bien aussi – aussi bonne lycĂ©enne de Los Angeles haut de gamme que Kirsten Dunst dans le rĂ©cent «Crazy/Beautiful», mais dans un exercice de genre qui la bloque au lieu d’aller dans un endroit intĂ©ressant et de l’emmener avec ella.

Es bueno volver a ver a Bruce Dern. Es uno de esos actores, como Christopher Walken, que a primera vista asume que tiene una agenda secreta y malvada. Aquí, él es el defensor de la familia en el que los niños pueden o no pueden confiar, y es lo suficientemente inteligente como para interpretar al personaje de manera absolutamente directa sin tirones ni sacudidas para que no nos detenga. una de esas construcciones exasperantes en las que los personajes externos clave aparecen en el momento equivocado, creen en las personas equivocadas e interpretan todo mal.

Deja un comentario