Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula La reina (2006)

Lo que Tony ve claramente es que la monarqu√≠a podr√≠a verse gravemente herida, si no derrocada, por la insistencia de la Reina en ce√Īirse al protocolo y no publicar una declaraci√≥n sobre Diana. La prensa exige que Elizabeth izar√° la bandera a media asta como gesto simb√≥lico en el Palacio de Buckingham. Elizabeth se aferra. El palacio no reconocer√° la muerte y no patrocinar√° el funeral.

¬ęLa Reina¬Ľ se reduce a la historia de dos mujeres fuertes leales a las doctrinas de sus creencias sobre la monarqu√≠a, y un hombre mucho m√°s pragm√°tico. La Reina tiene raz√≥n t√©cnicamente en no bajar la bandera a media asta; no es una bandera nacional, sino la suya propia, que solo ondea cuando est√° en residencia. Pero Blair tiene raz√≥n en que la bandera se ha convertido en un pararrayos para la opini√≥n p√ļblica. La reina tiene raz√≥n, de hecho, por tradici√≥n e historia en todo lo que dice sobre el asunto, pero lamentablemente est√° alejada del estado de √°nimo nacional. Bueno, tal vez las reinas deber√≠an serlo.

Esto es ciertamente lo que piensa la Reina Madre. Interpretada por Sylvia Syms, est√° representada con m√°s de 90 a√Īos, siempre √°cida y r√°pida. En el √ļltimo minuto, el palacio necesita un plan protocolario para el funeral, y el tiempo es tan corto que el plan funerario de la propia reina madre debe tomarse prestado y cambiarse. Syms tiene una reacci√≥n invaluable cuando se entera de que su guardia de honor, toda militar, ser√° reemplazada por celebridades, incluso, jadeante, Elton John.

‚ÄúLa Reina‚ÄĚ podr√≠a haber sido contada como una historia de esc√°ndalo de chismes de celebridades. En cambio, se convierte en la narrativa fascinante de dos perspectivas sobre el mismo evento: una demostraci√≥n cl√°sica, en un gran drama, de c√≥mo el establecimiento ha sido socavado por la publicidad. Creo que es posible que Thatcher, si todav√≠a hubiera estado en el cargo, pudiera haber apoyado a la Reina. Ser√≠a imposible para el populista Blair.

Stephen Frears, el director, ha hecho varias pel√≠culas maravillosas sobre conflictos y armon√≠as en el sistema de clases brit√°nico (¬ęMy Beautiful Laundrette¬Ľ, ¬ęDirty Pretty Things¬Ľ, ¬ęPrick Up Your Ears¬Ľ) y ¬ęThe Queen¬Ľ, seguro que representa el m√°ximo contraste. Nadie es m√°s de clase alta que la Reina, y Tony Blair es profundamente de clase media.

El escenario es intenso, enfocado, alfabetizado, observador. La din√°mica entre Elizabeth y Philip (James Cromwell), por ejemplo, est√° casi completamente definida por d√©cadas de lo que no se ha dicho entre ellos y lo que no es necesario decir. Hay destellos extraordinarios y tentadores de la ¬ęreal¬Ľ Elizabeth conduciendo su propio Range Rover, guiando a sus perros, vagando por sus tierras en Balmoral, el tipo de mujer, de hecho, que se parece m√°s a Camilla Parker-Bowles que a Diana.

Deja un comentario