Reseña y resumen de la película Les emigrantes (1973)

Dos niños, ligados por contrato durante un año a un granjero severo y sĂĄdico, leyeron un panfleto sobre la Tierra Prometida: “Incluso los esclavos tienen un nivel de vida mĂĄs alto que la mayorĂ­a de los campesinos europeos. Se les permite tener sus propios pollos y comercializar los productos ellos mismos. «Me voy a registrar como esclavo», exclama uno de los jĂłvenes, con los ojos brillantes de asombro ante la oportunidad que se le presenta.

Y mås tarde, a bordo de un barco de vapor que los lleva a través de los Grandes Lagos hasta Minnesota, los emigrantes de tercera clase miran con asombro a los adinerados pasajeros de primera clase en la cubierta superior. «Pensé que habías dicho que no había plebeyos ni nobleza en Estados Unidos», dijo uno.

“Dije que no habĂ­a un sistema CLASS”, explica el otro. “La forma en que funciona es que las personas que han estado aquĂ­ el tiempo suficiente ya son ricas. Seguimos siendo pobres porque acabamos de llegar. Tarda un poco. El razonamiento parece sonar como una campana, y la obra maestra del cine de Jan Troell se compone de decenas de momentos como este, momentos en los que la esperanza y la realidad chocan, y los nuevos estadounidenses toman la iniciativa de medir la situaciĂłn real en la que se encuentran. nosotros – ni siquiera los indios, que vinimos primero – cuyos antepasados ​​no vinieron a este continente de otro continente, y sin embargo olvidamos tan fĂĄcilmente este movimiento de poblaciĂłn mĂĄs histĂłrico de todos. Creemos que siempre hemos estado aquĂ­.

La pelĂ­cula Ă©pica de Troell, de mĂĄs de dos horas y media, infinitamente apasionante y conmovedora, estĂĄ basada en ‘On Good Land’, la serie de novelas suecas mĂĄs vendida de Vilhelm Moberg. Con casi 2 millones de dĂłlares, es la pelĂ­cula sueca mĂĄs cara y ambiciosa que jamĂĄs se haya hecho, y una de las pocas pelĂ­culas extranjeras que se rodaron parcialmente en exteriores en Estados Unidos. (Troell usĂł los Grandes Lagos, Minnesota, el norte de Wisconsin y Galena). Cuenta la historia de los inmigrantes suecos, pero podrĂ­a ser fĂĄcilmente cualquier grupo de personas. El viaje habrĂ­a sido igual de largo, las enfermedades y muertes igual de desgarradoras, el espĂ­ritu tan indomable. Troell es considerado quizĂĄs el mejor de la generaciĂłn de cineastas suecos posteriores a Bergman; como su contemporĂĄneo Bo Widerberg (“Elvira Madigan”, “Adalen 31”), tiene un significado para el pasado histĂłrico, asĂ­ como para el significado y la belleza de la vida cotidiana. La primera pelĂ­cula de Troell, ‘AquĂ­ es tu vida’, ganĂł nuestro Festival de Cine de Chicago en 1967, y su ‘Ole Dole Duff’ volviĂł a ganar en 1969 (comparte con el peruano Armando Robles Godoy la distinciĂłn de haber ganado dos veces).
Ambas pelĂ­culas trataban sobre la vida en comĂșn en Suecia, y «AquĂ­ estĂĄ tu vida» fue una historia extraordinariamente hermosa sobre la mayorĂ­a de edad de un joven antes de la Primera Guerra Mundial. Se dice que Moberg, que se habĂ­a negado a que se filmaran sus novelas, vio esta obra de Troell y decidiĂł que finalmente habĂ­a encontrado al director adecuado.

Deja un comentario