Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula L’Illusionniste (2006)

Un cr√≠tico de un peri√≥dico vien√©s elogia el hecho de que el trabajo de Eisenheim trasciende los juegos de manos y se acerca al √°mbito del arte. As√≠ que no parece ser una mera hip√©rbole cuando el director del mago lo presenta invocando ¬ęlas fuerzas del universo¬Ľ – vida y muerte, espacio y tiempo, destino y oportunidad. De hecho, son el material del que est√°n hechos los sue√Īos, y el arte y las ilusiones.

Si ¬ęThe Illusionist¬Ľ se rapproche du domaine de l’art, son charme est renforc√© par une partition de Philip Glass subtilement envo√Ľtante et les visuels scintillants et teint√©s de s√©pia du directeur de la photographie Dick Pope, √©voquant les premiers films et les daguerr√©otypes du Siglo XIX. En escenas (imaginadas) de la infancia de Eisenheim, los bordes del marco se mezclan con las sombras, rodeando la imagen de misterio. Y a medida que la pel√≠cula elimina las capas de su rompecabezas principal, las im√°genes y sus colores se vuelven m√°s claros y brillantes.

En los primeros d√≠as del cine, la novedad de las ilusiones fotogr√°ficas se desvaneci√≥ a medida que el p√ļblico se acostumbraba a las convenciones del nuevo medio. Los realizadores descubrieron r√°pidamente quiz√°s el mayor efecto especial cinematogr√°fico jam√°s inventado: la estrella de cine. El rostro humano, si es el rostro humano adecuado, puede ser el m√°s fascinante de los sujetos, los espl√©ndidos rostros de los actores est√°n en el coraz√≥n de las deslumbrantes ilusiones de ¬ęEl ilusionista¬Ľ, los espejos en los que se refleja la verdadera magia. El gui√≥n y la direcci√≥n no son particularmente s√≥lidos (me hubiera encantado ver lo que Werner Herzog podr√≠a haber hecho con este material), por lo que no ser√≠a tan entretenido sin los actores adecuados.

Como Sophie, Biel es atractiva pero no fugaz; se niega a adaptarse a las imágenes victorianas de las mujeres como reflejos benignos de los deseos de los hombres. Sophie es una mujer cuyo corazón, mente y carne son suyos. El Leopold con bigote de Sewell es espantoso y ridículo, espeluznante y patético.

Edward Norton es un actor ferozmente inteligente, y con la mitad inferior de su rostro oscurecida detr√°s de un Van Dyke impenetrable, y el resto enmarcado por una elegante melena negra, sus iris oscuros y penetrantes evocan algunos de los mejores efectos de la pel√≠cula. Cuando le dice a una audiencia que se ofrezca como voluntario para que lo mire a los ojos y no a ning√ļn otro lugar, es casi una broma. ¬ŅD√≥nde m√°s podr√≠as buscar?

Deja un comentario