Reseña y resumen de la película Los Siete Cinco (2015)

Un aspecto de «The Seven Five» con mucha resonancia actual es su retrato de la cultura policial. En cierto sentido, Dowd, aunque sospechado por algunos de sus colegas, puede haber llevado su carrera criminal a tales extremos debido a la renuencia de la policĂ­a a criticarse a sĂ­ mismos. (En Ășltima instancia, fue arrestado por la policĂ­a del condado de Suffolk por vender drogas allĂ­, no por la unidad de asuntos internos de la policĂ­a de Nueva York). Por otro lado, la pelĂ­cula sugiere claramente la relativa escasez de tipos malos. PolicĂ­as como Dowd al mostrar lo difĂ­cil que fue para Ă©l conseguir que otros se unan a Ă©l en su bĂșsqueda de dinero fĂĄcil en el lado equivocado de la ley.

Su victoria mås importante en este sentido fue su socio, Kenny Eurell. Los dos hombres tenían veintitantos años cuando se conocieron, con mujeres y niños pequeños. Dowd tardó seis meses en atraer a Eurell al redil criminal, pero una vez que lo hizo, su vínculo se volvió increíblemente intenso; se compara con una historia de amor. Compartieron el peligro y las recompensas ilegales, desde autos de lujo y vacaciones caras hasta hermosas casas suburbanas.

Al igual que sus doppelgangers ficticios, piense en Scarface de Pacino, Dowd estaba destinado a deshacerse por su inclinación por los excesos. Beber mucho y consumir tanta coca como vendía, se volvió imprudente e imprudente. Sin embargo, incluso después de su arresto por tråfico de drogas, las autoridades federales intervinieron y comenzó a revelarse el alcance de sus delitos, no pudo ser arrestado. Mientras estaba en libertad bajo fianza, se involucró en un loco y mortal plan criminal que terminó coståndole lo que pudo haber sido su mayor activo: la lealtad de su mejor amigo.

A la vez desgarradora e instructiva, «The Seven Five» evita el sensacionalismo para ofrecer un relato matizado y reflexivo de material que es a la vez sĂłrdido e informativo. SalĂ­ de ella con la esperanza (en vano, sin duda) de que los productores de Hollywood no se apresuraran a convertirla en una gran epopeya criminal. Hemos visto esta pelĂ­cula demasiadas veces. Lo real es mucho mĂĄs sobrio y Ăștil.

Deja un comentario