Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula Mr.Gaga (2017)

Naharin creci√≥ en un kibutz y sirvi√≥ en las FDI (en la divisi√≥n de entretenimiento) durante la Guerra de Yom Kippur. Entr√≥ en el entrenamiento de danza tarde, a los veintitantos a√Īos, y lo ve como una ventaja. Hay un poco de extra√Īo en √©l. Ten√≠a ¬ęalgo¬Ľ de bailar√≠n, una cualidad animal y nerviosa en su cuerpo y una inventiva con el movimiento que dejaba a la gente sin aliento. Una de sus primeras profesoras de baile admite que tuvo momentos para ense√Īarle ¬ęque yo nunca tuve como profesora de baile¬Ľ. El primer gran cambio se produjo cuando Martha Graham vino a Israel para coreografiar algo y se enamor√≥ de √©l. No es dif√≠cil entender por qu√©. Era un chico guapo y ¬ęa ella le gustaban los chicos guapos¬Ľ, dice Naharin abiertamente. Se llev√≥ a Naharin a Nueva York con ella para trabajar en su negocio. Solo dur√≥ 10 meses. Pero marc√≥ a todos. El documental est√° lleno de entrevistas con miembros de la compa√Ī√≠a y profesores de baile que hablan sobre su ¬ęrareza¬Ľ, c√≥mo su personaje en el escenario era una mezcla el√©ctrica de hombre y mujer. Era agresivo y maleable. Naharin y su esposa Mari Kajiwara, bailarina principal de la famosa compa√Ī√≠a Alvin Ailey (que dej√≥ a Ailey para unirse a la incipiente compa√Ī√≠a de su esposo) terminaron regresando a Israel para dirigir el Batsheva Dance Group.

Su trabajo no conquist√≥ inmediatamente al p√ļblico israel√≠. Es un trabajo dif√≠cil ya veces conflictivo; exige el compromiso de su audiencia. Mucha gente, especialmente los tradicionalistas, se ha desanimado. Pero la pol√©mica por el baile que coreografi√≥ para la celebraci√≥n del 50 aniversario de la fundaci√≥n del Estado de Israel lo hizo encabezar los titulares. Los grupos religiosos se opusieron a la naturaleza reveladora de los trajes de los bailarines y pidieron m√°s modestia. En lugar de ceder ante los fundamentalistas y cambiar el vestuario, Naharin retir√≥ a su grupo de la celebraci√≥n en el √ļltimo minuto, neg√°ndose a actuar. Luego se convierte en un h√©roe nacional, representante de la libertad art√≠stica y la lucha contra la censura y los fan√°ticos religiosos. Su trabajo comenz√≥ a cobrar impulso.

¬ęMr. Gaga¬Ľ est√° repleto de pel√≠culas familiares de la infancia de Naharin y escenas de las actuaciones de danza de Naharin a principios de los 80 en la ciudad de Nueva York. Estas son buenas adiciones, ya que el propio Naharin sigue siendo, casi hasta el final, un personaje algo misterioso (y no un narrador del todo confiable, como admite en un momento al final de la pel√≠cula). Hay secuencias de audici√≥n, secuencias de repeticiones. ¬ęMr. Gaga¬Ľ es un magn√≠fico documental sobre la danza en su orientaci√≥n casi √ļnica del proceso. Ver a Naharin trabajar con sus bailarines es fascinante. Es un maestro de obras poderoso y a veces aterrador, pero cuando un bailar√≠n ¬ęlo consigue¬Ľ se r√≠e de placer. Da instrucciones extremadamente precisas. Durante un ensayo, Naharin sugiere que cuando los bailarines hacen movimientos salvajes con los brazos, piensan en blandir un martillo y clavar un clavo. Los bailarines lo intentan. Algo falta. Naharin a√Īade a la instrucci√≥n: ¬ęSi clavas este clavo, salvar√°s la vida de alguien¬Ľ. Y luego ves la transformaci√≥n, los movimientos que brotan de la pantalla en el compromiso y urgencia del grupo. Es apasionante. Le dice a una bailarina que no quiere que ella cambie la forma del movimiento, sino que lo cambie por dentro: ‚ÄúExagera el movimiento dentro de tu piel. La coreograf√≠a de Naharin a menudo incluye objetos: cinta adhesiva, botellas de agua, pizarrones gigantes, una cinta transportadora. Su primera exposici√≥n individual incluy√≥ un carrito de supermercado y cientos de latas de Pepsi Cola. Su coreograf√≠a requiere ¬ępensamiento grupal¬Ľ, la compa√Ī√≠a se mueve como una, a veces r√°pidamente, a veces lentamente, sobre complejos relatos enterrados. Heymann utiliza numerosas c√°maras para filmar las obras de danza de Naharin, algunas colocadas en el teatro para dar una perspectiva m√°s amplia, otras en el escenario. El trabajo de Naharin a menudo incorpora inquietantes ilusiones √≥pticas, y el enfoque de Heymann es extremadamente sensible a este respecto. Es lo segundo mejor que hay en la sala. Hay im√°genes creadas por la compa√Ī√≠a de Naharin que no olvidar√© pronto.

Deja un comentario

IP Man 3 (2016) Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula

El repentino diagn√≥stico de c√°ncer de Cheung Wing-sing tambi√©n es inesperado. Despu√©s de ¬ęCreed¬Ľ, este giro de la trama de la vida real sufre un poco por su familiaridad, pero

Matar a un ruise√Īor (2001) rese√Īa de la pel√≠cula

Este explorador podría pensar que sucedió como si fuera creíble. Que Atticus Finch, un adulto liberal que residía en el sur profundo en 1932, no tuviera dudas sobre esta versión

https://www.rogerebert.com/reviews/the-straight-story-1999

https://www.rogerebert.com/reviews/the-straight-story-1999