Que de Series Peliculas Reseña y resumen de la película Mr. Payback (1995)

Reseña y resumen de la película Mr. Payback (1995)

El primer «interfilm» se estrena este fin de semana en 44 teatros especialmente equipados en todo el país, y lo puedes ver por ti mismo.

Si crees, por ejemplo, que la directora de una escuela privada tiene que torturar al héroe esposado con una aguja para ganado, querrås presionar el botón rojo. Otras opciones incluyen una paleta o un bastón. Yo estaba por el remo, pero la mayoría votó por la picadura del ganado, luego de lo cual la heroína recibió descargas eléctricas en los genitales (afortunadamente por debajo del nivel de la pantalla) y luego cayó en un contenedor de basura mientras un subtítulo nos aseguraba alegremente que sus «joyas de la familia «había sobrevivido intacto.

Fui a ver a «Mr. Payback» con la mente abierta. SabĂ­a que no serĂ­a una «pelĂ­cula» como entiendo la palabra, porque las pelĂ­culas actĂșan sobre ti y te absorben en sus historias. Un «interfilm», como se llama a este nuevo medio, es como un cruce entre un videojuego y un juego en CD-ROM, y segĂșn Bob Bejan, presidente y director ejecutivo de Interfilm Inc., «la incredulidad de la suspensiĂłn surge cuando se cree que se estĂĄ en control ”. Nunca creĂ­ que tuviera el control. Si hubiera tenido el control, habrĂ­a terminado la proyecciĂłn y le habrĂ­a aconsejado a Bejan que volviera a la mesa de dibujo. Si bien una pelĂ­cula interactiva podrĂ­a, en teorĂ­a, ser una experiencia entretenida, «Mr. Payback» fue tan ofensivo y tan loco que casi se podrĂ­a exigir a su audiencia que lo criaran en un granero.

Pocos adultos encontrarĂĄn soportable el proceso. El pĂșblico objetivo pueden ser niños mĂĄs pequeños y adolescentes. Por eso me sorprendiĂł que «Mr. Payback» extraiga tanto material de jardĂ­n como sea posible de su parcela.

La pelĂ­cula parece obsesionada con la escatologĂ­a: heces, micciĂłn, enemas, gases que escapan ruidosamente, andar en el lĂ­o de perros, etc. TambiĂ©n implica mucha charla sobre prĂĄcticas sexuales, sin mencionar todas las posibles palabras toscas de cuatro letras excepto, por supuesto, ser lo Ășltimo. La pelĂ­cula hace todo lo posible para ser vulgar. Es el tipo de pelĂ­cula en la que los padres horrorizados pueden alentar a los niños a gritar en la pantalla, con la esperanza de que el ruido ahogue la avalancha de basura.

Deja un comentario

Related Post