Reseña y resumen de la película Savage State (2021)

No obstante, la idea de un western de fabricación francesa todavía parece lo suficientemente poco convencional como para garantizar que la mayoría de los espectadores se acerquen a una película como «Savage State» como poco mås que una novedad. Eso sería una pena porque si bien tiene un factor de curiosidad innegable, la película tiene el mérito de ser un trabajo extenso y efectivo que combina los ritmos de acción esperados con momentos mås tranquilos y orientados a los personajes, y elementos de pura extrañeza tiene un efecto sorprendentemente fuerte. . Incluso cuando no funciona del todo, y es innegable que a veces es desigual, al menos tiene el buen gusto para ofrecer fallas nacidas de la ambición en lugar de la pereza.

Es 1863 y el colono francĂ©s Edmond (Bruno Todeschini) lleva una distinguida vida de clase alta en Missouri con su esposa Madeline (Constance DollĂ©) y sus tres hijas: la obstinada Esther (Alice Isaaz), la enfermiza Abigaelle (Maryne Bertieaux), y Justine (DĂ©borah François), quien dedicĂł su vida a ayudar a cuidar a Abigaelle. La guerra civil continĂșa y, aunque la polĂ­tica oficial de NapoleĂłn III es que los colonos franceses en Estados Unidos adopten una postura neutral sobre el conflicto, la llegada del ejĂ©rcito de la UniĂłn a la ciudad hace que esto sea cada vez mĂĄs difĂ­cil. Cuando un baile local sale mal despuĂ©s de que Esther se niega a bailar con un soldado de la UniĂłn rebelde, Edmond decide que ya es suficiente y que Ă©l y la familia, junto con su sirvienta emancipada Layla (Armelle Abibou), se harĂĄn cargo del prĂłximo barco. en Francia.

Para ayudarlos en este arduo viaje, Edmond contrata a VĂ­ctor (Kevin Janssens), un hombre lacĂłnico sin nombre que ha empleado en el pasado, para liderar el camino. Como vemos en la escena inicial, el trabajo anterior de VĂ­ctor para Edmond de negociar un trato de intercambio de diamantes por un perfume francĂ©s saliĂł mal despuĂ©s de que VĂ­ctor intentĂł una estafa. Muchos murieron, incluido el del prometido de Abigaelle. Pero la persona a la que estaba estafando, Bettie (Kate Moran), no quiere dejar que las cosas descansen y, respaldada por su pandilla de secuaces de arpillera enmascarados, ahora lo persigue. TambiĂ©n podrĂ­a haber habido algo de romance entre ellos en el pasado, y cuando Bettie siente que VĂ­ctor y Esther podrĂ­an ser un elemento, se enoja aĂșn mĂĄs.

Deja un comentario