Reseña y resumen de la película Serbis (2009)

El personal y los clientes suben y bajan como hormigas en una colina. Los miembros de la familia Pineda de la ciudad de Ángeles son bastante conocidos, en particular Nayda (Jaclyn José), la niña, cuyo hijo es el pequeño, y cuya madre, Nanay Flor (Gina Pareno), debe comparecer ante el tribunal. para ella. audiencia de divorcio del marido. Una matriarca fuerte, ella quiere ferozmente deshacerse del hombre.

Y hay otra preocupaciĂłn: Merly (Mercedes Cabral), novia del primo / proyector Alan (Coco Martin), ha anunciado que estĂĄ embarazada, por lo que habrĂĄ el gasto de una boda que nadie quiere.

En una pelĂ­cula tan inmersa en el sexo, hay poco sexo real. «Serbis» (la palabra significa «servicio») habla de un mundo cerrado en el que el sexo es una mercancĂ­a y es un mercado de compradores. Los encuentros sexuales son apresurados, ocultos y nunca retrasados ​​por la cĂĄmara del director Brillante Mendoza, mĂĄs absorto por los rostros, la rutina, el trabajo y el paso del tiempo. La parte del cuerpo que mĂĄs atenciĂłn recibe son las nalgas del proyeccionista, donde hay un doloroso furĂșnculo. Su autotratamiento para esta aflicciĂłn habrĂ­a provocado algunos quejidos en la proyecciĂłn de prensa de Cannes 2008, pero parece una soluciĂłn rĂĄpida y relativamente indolora, y la categorizarĂ©.

La película se abre con una escena curiosa: Nayda (Jaclyn José) se baña, viste y se pinta los labios frente a un espejo, mientras le dice a su reflejo: «Te amo». Mås tarde, hay una escena de su madre aplicåndose låpiz labial en preparación para su comparecencia ante la corte. Considerando el ambiente sórdido, hay algo conmovedor en estas dos mujeres que preparan sus rostros para enfrentar valientemente al mundo.

Esta no es una pelĂ­cula que la mayorĂ­a de la gente disfrutarĂĄ. Sus cualidades solo son evidentes si aprecia el estilo cinematogrĂĄfico por sĂ­ mismo. Me gustĂł porque me metĂ­ en el uso visual de los pasillos y escaleras de Mendoza y sus ritmos de vida. La mayorĂ­a de la gente encontrarĂĄ esto aburrido. Cualquiera que desee ver el sexo se sentirĂĄ muy decepcionado. DigĂĄmoslo de esta manera: si solo ves una pelĂ­cula artĂ­stica este mes, no deberĂ­a ser esta. Si ve uno cada semana, es posible que lo admire.

Deja un comentario