Que de Series Peliculas Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula Shortbus (2006)

Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula Shortbus (2006)

Algunos de estos gothamitas sodomitas buscan la curaci√≥n sexual postraum√°tica de tanta disyunci√≥n y muerte tan cerca de casa. Algunos buscan la Gran O, o la Peque√Īa Muerte, una forma de perderse – sus miedos, su dolor – en una mayor liberaci√≥n psico-sexual. Y algunos buscan a alguien o algo que se complemente entre s√≠, la ¬ęotra mitad¬Ľ f√≠sica y emocional representada en el musical anterior de Mitchell, ¬ęHedwig And The Angry Inch¬Ľ:

Pero podría jurar por tu expresión

Que el dolor en tu alma

Era lo mismo que el m√≠o … As√≠ que nos acurrucamos en nuestros brazos,

Tratando de recomponernos.

¬ęShortbus¬Ľ est√° lleno de personas heridas y fracturadas que intentan recuperarse. As√≠ como Hedwig, con retraso genital, personific√≥ el sexo bajo el nombre de Great Divide, el nuevo Muro de Berl√≠n que tambi√©n era un puente (¬ęSin m√≠ en el medio, cari√Īo, no ser√≠as nada en absoluto¬Ľ), los personajes de ‚Äú Shortbus ‚ÄĚse enfoca en el sexo como una forma de ponerse en contacto entre ellos y estar en contacto con ellos mismos. Es una ronda rom√°ntica alegre y emocionante, en la tradici√≥n de la comedia francesa ¬ęLa Ronde¬Ľ (1950) de Max Ophuls. Polimorfo pornogr√°fico, por supuesto; pero eso no suena obsceno en lo m√°s m√≠nimo. Y ese es un buen consejo.

La c√°mara se cierne sobre un modelo colorido de la ciudad de Nueva York, una deslumbrante creaci√≥n imaginativa que sugiere tanto la sofisticaci√≥n art√≠stica como la ingenuidad artesanal: La ciudad como el √ļltimo proyecto Play-Doh de Bright Kid. Nos apresuramos a trav√©s de las ventanas de las personas para echar un vistazo a sus vidas, antes de partir de nuevo para aterrizar en la repisa de otra persona. En la punta del bajo Manhattan vemos una cicatriz roja quemada con dos muescas cuadradas. Nos detenemos y … pasamos por alto la verdadera Zona Cero desde una ventana decorada con consoladores. Una dominatrix c√©ntrica, su cliente masoquista atado a la cama, atraviesa los gestos cotidianos de su insatisfactoria obra, que culmina en una erupci√≥n art√≠stica del expresionismo abstracto.

Deja un comentario