Reseña y resumen de la película Sicko (2007)

AsĂ­ que solo tengo una queja, y es la siguiente: todos los estadounidenses deberĂ­an tener la misma suerte que yo. Como deja claro Moore en su pelĂ­cula, unos 50 millones de estadounidenses no tienen seguro ni forma de obtenerlo.

Muchos asegurados descubren que sus pólizas no tienen valor después de que los investigadores de seguros compilan una lista interminable de afecciones y procedimientos que no estån cubiertos, o descubren «afecciones preexistentes» que los pacientes «deberían» haber conocido. A una mujer, inconsciente cuando la colocan en una ambulancia, se le factura el viaje porque su aseguradora dice que no fue autorizada previamente. ¿Cómo podía conseguir permiso cuando tenía frío en la acera?

También aprendemos mucho sobre las compañías farmacéuticas y las HMO en la película. Es un elemento de fe en algunos círculos que las compañías farmacéuticas necesitan sus ganancias para financiar la investigación y el desarrollo. De un dólar de ganancia, ¿qué porcentaje adivinaría que se destina a I + D y qué porcentaje se destina a publicidad y promoción, salarios ejecutivos multimillonarios, jets de negocios, sedes grandiosas, bonificaciones y accionistas?

Moore reproduce cintas de 1971 de la Oficina Oval mientras Nixon analiza el plan original de Kaiser para una HMO. «Es con fines de lucro», dijo con asombro. ÂżAlguna vez ha descubierto exactamente quĂ© beneficios ofrece una HMO cuando se encuentra entre usted y el sistema de atenciĂłn mĂ©dica y actĂșa como puente de peaje? ÂżNo dependen sus beneficios de brindar la menor atenciĂłn posible, al menor costo posible?

Moore visita los países de Canadå, Inglaterra, Francia y Cuba, todos los cuales tienen (1) atención médica universal y (2) mayor esperanza de vida y menor mortalidad infantil que los Estados Unidos. En Francia, conduce con uno de los muchos médicos permanentemente en casa. Por supuesto, hemos escuchado todo sobre la «medicina socializada», que entre muchas dolencias le niega la libertad de elegir hospitales y médicos. Espere: este es el sistema HMO de libre empresa.

Moore navega a Cuba con tres botes llenos de personas enfermas, algunos de los cuales son voluntarios del 11 de septiembre a quienes se les negĂł tratamiento por problemas respiratorios y de otro tipo porque eran, bueno, voluntarios. A diferencia de los bomberos y la policĂ­a, supongo que no tenĂ­an que estar allĂ­. Una mujer tiene una discapacidad de $ 1,000 por mes y necesita $ 240 por mes para su inhalador. Lo de Moore (siempre tiene uno, pero Ă©ste es dramĂĄtico) es llevarla a un hospital cubano donde descubre que sus medicamentos cuestan cinco centavos en Cuba. Al menos ese dinero de I + D estĂĄ ayudando a los cubanos.

Deja un comentario