Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula Surfwise (2008)

Vemos a los campistas: eran tres, todos comprados de segunda mano, todos del mismo tama√Īo. Un poco concurrido para dos personas. No para la familia Paskowitz. Mientras Doc manejaba de una meca del surf a otra, se api√Īaban en la parte de atr√°s, dorm√≠an juntos ¬ęcomo cachorros¬Ľ, ten√≠an que escuchar a sus padres hacer el amor fuerte y en√©rgico cada noche, com√≠an muchas papillas y sopas org√°nicas, y casi ropa suficiente para reunir a ocho ni√Īos vestidos, pero no siempre a nueve. No hab√≠a nada como la educaci√≥n formal.

¬ŅQu√© pensar de esta existencia? Doc se ve a s√≠ mismo como un mes√≠as del surf, una vida sana y un ejercicio saludable. Podr√≠amos estar m√°s inclinados a verlo como un monstruo narcisista, gobernando a su gran familia con mano de hierro. Suena divertido conducir de playa en playa, a menos que est√© abarrotado en la parte trasera de la caravana con otros ocho ni√Īos y no tenga mucha vista. Un hijo recuerda el d√≠a en que se enter√≥ de que otras personas desayunaban huevos.

Doc finalmente encontr√≥ una forma m√°s estable de mantener a su familia iniciando un campamento de surf cerca de San Diego. Graydon Carter, editor de Vanity Fair y uno de los productores de esta pel√≠cula, fue uno de los primeros campistas. El campamento de surf de Paskowitz inspir√≥ devoci√≥n, aunque uno de los hijos de Doc, uno tras otro, se fue alejando de la ¬ęcasa¬Ľ del campista. Doc ve√≠a cada rescate como una traici√≥n.

Sorprendentemente, el director de la pel√≠cula, Doug Pray, pudo localizar a todos los ni√Īos de Paskowitz y entreteje sus recuerdos con viejas pel√≠culas caseras, fotos y recortes de peri√≥dicos para crear un retrato evocador de sus vidas. Los ni√Īos no est√°n m√°s jodidos que los otros nueve ni√Īos, tal vez menos. Sobrevivieron a la ausencia de educaci√≥n formal. Uno dice: ‚ÄúAmo a mi padre, pero no lo entiendo.

Y al final, entierran todas sus diferencias y se re√ļnen para una reuni√≥n familiar en Hawai (sospechamos que al menos en parte para la c√°mara). En el centro de todo est√° Doc, su piel desgastada por el clima ahora de un bronce profundo, y su esposa, Juliet, bes√°ndose y abraz√°ndose y luciendo completamente serena sobre la vida que construyeron para ellos y sus hijos.
.

Etiquetas:

Deja un comentario