Rese√Īa y resumen de la pel√≠cula The Changeling (1980)

Scott comienza a sospechar que algo anda mal (no tienes que ser un estudiante r√°pido cuando vives en esta casa). Consulta con la sociedad hist√≥rica local y la anciana del personal de la sociedad le informa que no se supon√≠a que la gente viviera en esta casa. Est√°n sucediendo m√°s cosas. Una vieja caja de m√ļsica en el √°tico est√° tocando una canci√≥n que Scott compuso esa ma√Īana. Hay una visi√≥n de pesadilla de un ni√Īo ahog√°ndose. El fantasma de la casa se identifica durante una sesi√≥n.

Todos estos desarrollos son manejados con gran habilidad por el director Peter Medak, un cineasta interesante cuyos cr√©ditos incluyen la incre√≠blemente exc√©ntrica ¬ęLa clase gobernante¬Ľ. Medak es demasiado aficionado a las tomas de gran angular (su elecci√≥n de lentes hace que todas las partes sean envolventes), pero adopta un buen enfoque b√°sico para los fen√≥menos inquietantes. Es una pel√≠cula de terror de buen gusto.

Y, sin embargo, a la mitad de la película, admirando el arte de la escena del rodaje, me encontré preguntándome por qué no me importaba realmente lo que sucediera. Y, como admirador de la actuación de George C. Scott, me encontré pensando lo impensable: que Scott no estaba creando un personaje que realmente me preocupara.

Esto se debe a que el personaje de Scott casi siempre tiene el control. Es el tipo de hombre que puede regresar a otra casa encantada por su cuenta después del anochecer, descender a un pozo olvidado donde se encontraron los huesos del fantasma original y buscar más pistas.

Es demasiado impasible. Quizás fue una elección de actuación deliberada, con Scott negándose a entregarse a la tradición de exagerar en las películas de fantasmas. Y tal vez luego, revele una necesidad por parte de la audiencia de al menos un poco de exageración, algo de histriónico sudoroso para abordar nuestros instintos de miedo infantiles.

‚ÄúThe Changeling‚ÄĚ tiene algunas ideas interesantes, especialmente una que involucra la identidad actual del hombre que se benefici√≥ de la muerte hace mucho tiempo en la casa. Y hay dos tomas absolutamente impresionantes, una mirando hacia el pozo abandonado desde una acogedora habitaci√≥n para adolescentes, y la otra mirando hacia arriba desde el pozo.

Pero él no tiene esa astuta sensación de que están a punto de suceder cosas horribles. Scott hace que el héroe sea tan racional, normal y controlado que nunca sentimos que esté en peligro real; pasamos esta película con demasiada confianza.

Deja un comentario