Que de Series Peliculas Reseña y resumen de la película The Lobster (2016)

Reseña y resumen de la película The Lobster (2016)

La segunda mitad de la pelĂ­cula tiene lugar en el bosque que rodea las instalaciones, repleto de animales humanos recientemente aleatorios, asĂ­ como de un difĂ­cil grupo de «Solitarios» fugitivos, su feroz lĂ­der interpretada por LĂ©a Seydoux. Seydoux ofrece una actuaciĂłn carismĂĄtica y aterradora, que recuerda a los “hijos de Marx y Coca Cola” en las primeras obras de Jean-Luc Godard, mĂĄs concretamente a VĂ©ronique, la despiadada pelirroja revolucionaria de “La Chinoise”. La libertad que representa Seydoux es embriagadora y mortal como el oxĂ­geno puro. Su ideal es el gato de Kipling, que «caminaba solo … por los bosques hĂșmedos y salvajes, meneando su cola salvaje y caminando junto a su salvaje solitario». Pero para que esa libertad sea posible, debe haber reglas. Muchas reglas.

A Lanthimos le interesa, aquí y en sus otras películas, la necesidad humana, a veces patológica, de sistemas. ¿Por qué esperar a que un gobierno totalitario gobierne de arriba hacia abajo cuando los seres humanos se someten a la atomización de todos los aspectos de sus vidas por sí mismos? Si esta «necesidad» se relaciona con la raza humana, ¿dónde deja al individuo? Un individuo que «no lo acepta» se convierte en un renegado, un forajido, un recordatorio no deseado de que el sistema no funciona para todos.

Lanthimos recuerda el hecho, y lo culpa implacablemente con precisiĂłn quirĂșrgica, que la sociedad valora mĂĄs a las parejas que a los solteros. El DĂ­a de San ValentĂ­n, para una persona, puede sentirse como vivir en un estado de partido Ășnico bombardeando a la gente con propaganda interminable. Cada revista, publicidad, pelĂ­cula, programa de entrevistas diurno es un desfile interminable de consejos sobre relaciones y ambiciosos ejemplos de amor ganado. Incluso las opciones del menĂș desplegable de «Sr.» «Faltar.» y «Sra.» requiere que las personas declaren su estado civil (y, por supuesto, los hombres se convierten en «Sr.», estĂ©n o no solteros). No hace falta decir que estas molestias diarias no constituyen «opresiĂłn», pero son lo suficientemente omnipresentes como para que Lanthimos las siga hasta sus conclusiones mĂĄs extremas. ÂżQuĂ© hay de «desvincularse» de todo esto? Pero ojo, en busca de la libertad: sociĂłpatas como el personaje de LĂ©a Seydoux sacan las aspiradoras elĂ©ctricas prĂĄcticamente a tiempo.

La secciĂłn forestal de «The Lobster» no funciona tan bien como la secciĂłn de instalaciĂłn, a pesar del desempeño de Seydoux. Sin que las paredes del complejo apiñen a los personajes, la sĂĄtira flota por el aire, buscando su punto de aterrizaje adecuado. El objetivo real de Lanthimos estĂĄ dentro de esta instalaciĂłn. Sin embargo, mientras «The Lobster» camina hacia su conclusiĂłn, queda claro que tiene la intenciĂłn de llegar hasta el final. A Lanthimos no le importarĂĄ el comienzo de su pelĂ­cula. En un mundo dedicado a los finales felices, donde tĂłpicos como «la persona adecuada te estĂĄ esperando» o «algĂșn dĂ­a vendrĂĄ tu prĂ­ncipe» se interpretan como verdades indiscutibles, la pelĂ­cula es un soplo de aire helado y venenoso.

Deja un comentario

Related Post