Reseña y resumen de la película The Matchmaker (2012)

En la noche de esos años, Yankele estaba dirigiendo un garito de juego poco fiable con una llamativa rubia llamada Clara (Maya Dagan). Los dos conducen en un gran automóvil estadounidense. Yankele sabe lo que quiere y su nombre es Clara.

El trabajo de Arik es actuar como detective privado de bajo costo y acompañar a los novios que son clientes de Yankele. Todo va bien hasta que se deja llevar y eclipsa al propio Yankele, quien, resulta que vive fuera de la vista de las autoridades fiscales, no tiene pasaporte israelí y es, a los ojos ingenuos de Arik, un criminal israelí. No comprende que estas son algunas de las cualidades que lo hacen atractivo para una dama como Clara.

La policía arresta a Yankele, Yankele y Clara se van del pueblo, Arik ha destrozado dos vidas y hasta su patriota padre explica con desdén que «todo el mundo sabe lo que hace Yankele» y cómo un incidente durante el Holocausto explica por qué lo hace.

Mientras tanto, ese verano, la fresca y moderna Tamara (Neta Porat), la prima del mejor amigo de Arik, estĂĄ en la ciudad desde Nueva York. Aunque Arik no estĂĄ contento con su comportamiento, estĂĄ enamorado.

Años mås tarde, en 2006 en Haifa, Arik (Eyal Shechter), ahora en sus cincuenta, regresó a Israel para el funeral de Yankele. Resulta que el casamentero le dejó todo su dinero a Arik. En el funeral, Arik se encuentra con la Clara original, quien se sorprende de que Clara no haya sido mencionada en el testamento. No te preocupes, le explica a Arik.

La historia de la relaciĂłn original se cuenta en ricos flashbacks cĂłmicos de este antiguo capĂ­tulo de la historia. Un flashback se refiere a una familia de seis enanos, que dirigen el cine del vecindario, ubicado en el mismo vecindario de matones donde Clara y Yankele dirigen su operaciĂłn de juego, y donde una especie de damas selectas caminan por las calles.

Es una comedia dulce y agridulce, bien ejecutada aunque quizås un poco cargada de anécdotas. ¿Sabes quién podría haberlo hecho en los viejos tiempos? No podía dejar de pensar en Woody Allen. No sabes lo que quieres. Woody sabe lo que quieres.

Deja un comentario